Encuentran muerto a Philip Seymour Hoffman

El actor Philip Seymour Hoffman, de 46 años, ha sido encontrado muerto este domingo en su apartamento de Manhattan, según ha avanzado el 'Wall Street Journal'.

Fuentes policiales aseguraron al 'Wall Street Journal' que el cadáver fue hallado con aguja en el brazo por un amigo en el baño de la casa del actor en el 35 de la calle Bethune, en el West Village. La policía sigue investigando las circunstancias. El forense no se ha pronunciado aún sobre la causa exacta de la muerte. El protagonista de 'Capote', película por la que ganó el Oscar al mejor actor en 2005, seguía en activo en Hollywood y en los escenarios de Broadway. En 2012, estrenó una exitosa 'Muerte de un viajante' con la versión más fidedigna de la obra de Arthur Miller.

En esa obra, como en otras películas, interpretaba a un personaje mayor que él. Su gordura ayudaba a echarle años. Su voz profunda ayudaba a proyectar las acaloradas discusiones sin tener que gritar. Tenía un aire de veteranía que lo hacía creíble. También en el cine, en los últimos años, interpretó a personajes mayores que él y con el pecado común de creerse que estaban de vuelta: hizo de entrenador de béisbol anquilosado en 'Moneyball' y de cínico consultor político de la vieja escuela en 'Los idus de marzo'.



En mayo, Hoffman ingresó durante 10 días en una clínica de desintoxicación. Según explicó el actor a la web 'TMZ', se había enganchado a las pastillas y había acabado esnifando heroína durante una semana. Un extremo que le llevó a buscar durante unos días el auxilio de los profesionales de un centro cercano a Nueva York.

No era la primera vez que el protagonista de 'Capote' afrontaba un problema similar. Hace siete años, Hoffman contó durante una entrevista en la CBS la vida salvaje que llevó al graduarse en la Universidad de Nueva York: "Eran todo drogas y alcohol. Consumía cualquier cosa que me daban. Me gustaba todo. Pero al final fui a un centro de desintoxicación y lo dejé con 22 años. Aquello me dio pánico. Siento mucha simpatía por esos actores jóvenes que tienen 19 años y que de repente son hermosos, ricos y famosos. Si entonces hubiera tenido tanto dinero, hoy estaría muerto".

TENÍA TRES HIJOS

Phillip Seymour Hoffman sin lugar a dudas ha sido actor que ha sabido construir su carrera sin golpes mediáticos ni marketing hollywoodiense. LLegó a ser reconocido y famoso debido a sus grandes trabajos actorales que desarrolló de forma constante desde que apareció allá por los 90 en televisión hasta que el mundo lo vió consagrarse con un Oscar por su magnífica interpretación de Truman Capote.

Su primer papel fue como abogado defensor en un episodio de la serie "Law & Order" en 1991. Su debut en el cine sobrevino en 1992, trabajando en cuatro películas, entre ellas "Scent of a Woman", donde interpreta al inescrupuloso compañero de clase del personaje de Chris O'Donnell.

Estaba trabajando en una tienda de comestibles antes de conseguir ese papel, que catapultaría su carrera.

Ha trabajado con una amplia variedad de notables cineastas como Todd Solondz, los hermanos Coen, Spike Lee, Cameron Crowe, David Mamet, Robert Benton, Anthony Minghella y Paul Thomas Anderson; ha trabajado en cinco de los seis largometrajes de Anderson hasta la fecha ("Sydney", "Boogie Nights", "Magnolia" , "Punch-Drunk Love" y "The Master").

Hoffman estaba casado con la diseñadora de vestuario Mimi O'Donnell. Se conocieron trabajando en "In Arabia We'd All Be Kings", una obra que Hoffman dirigió en 1999. Tuvieron un hijo, Cooper Alexander (nacido en marzo de 2003), y dos hijas, Tallulah (nacida en el 2006) y Willa (en octubre de 2008).

En mayo de 2013, Hoffman entró a un centro de rehabilitación para curarse de sus adicciones a los medicamentos y a la heroína.