Tres historias se mezclan en "In on It"

La obra llega a Barcelona, donde se representará hasta el próximo 27 de febrero, avalada por el éxito que obtuvo en el Festival de Edimburgo y por los múltiples galardones que ha recibido desde su estreno en Canadá, como el reconocido Village Voice OBIE.

 

El director de la obra, Òscar Molina, ha explicado hoy en la presentación del espectáculo que se trata de "una obra muy peculiar, con dos actores, dos sillas y un espacio vacío, y con todas las indicaciones meticulosamente definidas por el autor".

 

Para Molina, contar desde el principio con una estructura tan definida apasiona, pero te abre dudas sobre qué se podrá hacer. "Al final hemos descubierto que hay espacio para la creatividad dentro de una estructura tan marcada".

 

En una obra tan "poética", que no necesita nada más que la palabra y dos actores que hacen todos los personajes, tienen una importancia fundamental elementos simbólicos como una americana, "vinculada a su relación, al pasado, y que es además un elemento que pasa de un personaje al otro".

 

"In on it" plantea un juego parateatral que introduce al espectador en tres realidades diferentes dentro de un mismo montaje: "la historia de un hombre a punto de morir que intenta hacer los últimos planos de su vida; la historia de amor entre dos amantes que intentan mantenerla viva; y dos hombres intentando crear un espectáculo", según Molina.

 

Cuando el espacio está tan vacío, la luz, señala Molina, se convierte en "un tercer actor", que ayuda a entender lo que les pasa a los personajes.

 

La aparente complicación de una obra que juega en tres planos "con un ascensor que los conecta, que son los dos actores", destaca Molina, exige del espectador "una actitud activa y despierta".

La obra es asimismo "un reto para los actores", que deben atacar un texto "cien por cien teatro", subraya Molina.