Espero que a Paco León le vaya de puta madre

El día D para el cine español ha llegado. Y es que hoy, por primera vez en la historia de nuestra industria, una cinta se estrena de forma simultánea en salas de cine, Internet y DVD. Se trata de Carmina o Revienta, la ópera prima de Paco Léon. Una valiente iniciativa cuya misión no es sólo recuperar el dinero invertido sino demostrar que otro modelo de mercado es posible y que pueden convivir las salas de cine con internet y con otras ventanas pacíficamente.

Sin embargo, hay una parte de la industria cinematográfica que no está dispuesta a que todos sean felices y han ejercido una resistencia fuerte a esta iniciativa. Son aquellos que tienen miedo a lo nuevo, a lo desconocido, en definitiva, a perder sus privilegios.

No es el caso del presidente de la Academia de Cine, presidente de Alta Films y propietario de los cines Renoir, Enrique González Macho, quien no podrá emitir la cinta en sus cines debido a que todavía no están digitalizados. "Carmina o Revienta está en formato digital y nuestros cines no estarán digitalizados hasta septiembre. Es una película que la hubiéramos pasado por nuestros cines", comenta a Vanitatis el empresario.

"Cualquier iniciativa de este tipo es positiva para nuestro cine. Espero que a Paco (León) le vaya de puta madre", reconoce González Macho, quien añade que desde el principio ha apoyado al sevillano en esta iniciativa. "Después de su proyección en Málaga, desde Alta Films nos interesamos en la película. Le ofrecimos una distribucción tradicional, pero Paco prefirió esta iniciativa. Después le hemos apoyado y orientado", añade el empresario, quien también es socio fundador de Filmin, una de las plataformas donde se estrena la cinta.

No obstante, a pesar de su apoyo y de que cree que esta iniciativa es una oportunidad para conocer el estado de nuestro cine, González Macho reconoce que no se podrá medir si pueden convivir las salas de cine con internet y otras ventanas porque "es sólo un ejemplo". En este sentido, preguntado sobre su discurso en la última ceremonia de los Goya, en el que afirmó que "desgraciadamente internet no es una alternativa para la actividad económica del cine", el empresario defiende que "hoy por hoy una película no se puede permitir el retorno en internet".

En cuanto a aquellos que le criticaron por sus palabras, confiesa que "a ver si hay alguien que apueste como yo por las nuevas plataformas. Soy socio fundador de Filmin y por algo la habremos montado. Hay muchos modernos que hablan pero no hacen nada. Y luego estamos los antiguos, a los que no llaman arcaicos, pero que somos los que estamos dando pasos apostando por estas nuevas plataformas".