El boicot a Paco León por parte de la industria del cine

Después del polémico discurso del presidente de la Academia de Cine, Enrique González Macho, durante la última ceremonia de los Goya, en el que afirmó que "internet todavía no es una alternativa para la actividad económica del cine", su predecesor en el cargo, Álex de la Iglesia, publicó un artículo en el diario El País en el que dejaba en evidencia al empresario demostrando que "nuestra oferta legal es prácticamente nula".

“¿Podemos exigir responsabilidades y lamentarnos de nuestras pérdidas si nuestra tienda virtual permanece cerrada? ¿Podemos decir que internet no es una alternativa al negocio del cine cuando ni tan siquiera lo hemos intentado? ¿No somos responsables de no saber adaptarnos a las necesidades del mercado? ¿Cuánto tiempo vamos a esperar?”, se lamentaba De la Iglesia.

Pues bien, ese tiempo de espera parece que ha terminado. Y es que el actor y ahora director Paco León ha decidido lanzarse al vacío y estrenar este jueves su ópera prima Carmina o Revienta de forma simultánea en salas de cine, Internet y DVD. La película, ganadora de tres premios en el reciente Festival de Málaga (Mejor Actriz, Premio del Público y Mención Especial del Jurado) tendrá su distribución online a través de Filmin (tanto en fimin.es como en Itunes, MiTele, Google Play, PS3 de Sony, Ono, Imagenio, Boquo, el servicio VOD del operador de cable R, entre otras) por 1,95€, en DVD con Cameo por 5,95€ y en salas a través de Jaleo Films.

"Espero que las salas se llenen, estaría bien no solo para recuperar el dinero invertido y para que mi madre cobre sino para demostrar que otro modelo de mercado es posible y que pueden convivir las salas con internet y con otras ventanas pacíficamente y que todos seamos felices", comentaba este martes León durante la presentación de la cinta en Madrid junto a su madre, Carmina Barrios y su hermana, María León.

Sin embargo, parece ser que hay una parte de la industria cinematográfica que no está dispuesta a que todos sean felices. Y es que, esos mismos que se quejan de que la piratería acabará con nuestro cine o que internet no es una alternativa, han empezado a boicotear la iniciativa del sevillano. "Hay exhibidores dispuestos a que cambien las cosas. Pero, a la vez, hay una resistencia fuerte, por no utilizar la palabra boicot activo", escribe León en la revista Fotogramas.

Y añade: "Teníamos un circuito apalabrado interesante, pero con las presiones muchos se han retirado. Han llegado a amenazar con pedir a los productores que no me contraten como actor. Hay miedo a lo nuevo, a lo desconocido, y, en definitiva, a perder privilegios. A todo el mundo le asustaba el paso al sonoro, y al color, y al 3D. La gran revolución de este siglo es Internet. Mi objetivo es restar al público pirata, no al de las salas".

De momento, las salas que "han dado ejemplo de modernidad" son las de Yelmo Cineplex, que la exhibirán en Madrid, Barcelona y Valencia, además de tres salas en Sevilla; dos en Málaga y Valladolid, y otras en Granada, Las Palmas, Lérida, Lugo, Vigo y Zamora. Los otros grandes exhibidores de nuestro país (Kinépolis, Cinesa, Ábaco Cinebox) han preferido no apoyar a León en este valiente paso. Los cines Renoir, de González Macho, quien ha apoyado a León desde el principio, no podrán emitir la cinta debido a que sus salas aún no están digitalizadas.