Pedro Almodóvar y Carmen Maura vuelven a la gresca

Como en los viejos tiempos, la actriz y el director han vuelto a airear sus diferencias en público, en este caso a través de Twitter. El último episodio de una relación que ha pasado del amor más absoluto al desprecio empezó hace unos días cuando Carmen Maura dijo en una entrevista con un diario nacional que no creía que volviera a rodar con Pedro Almodóvar: "Es tenso. Nos tomamos un café para Volver, rodé y ya está. No creo que vuelva rodar con él porque sus rodajes son tensos y no me apetece. Álex (de la Iglesia) es más joven y simpático, no hay color. Eso sí, es un juguetón y te magulla en el rodaje... Entiendo su sentido del humor, cercano al mío".

En otra entrevista en EFE, Maura, probablemente la única actriz española capaz de rechazar al director manchego, ponía aún más el dedo en la llaga: "No me parece práctico querer algo que quiere todo el mundo. No me da ninguna pena no haber trabajado con Pedro en 'Los amantes pasajeros. No es verdad que le extrañe. Yo he trabajado mucho con él, he hecho personajes maravillosos y tengo suficiente. Con volver ya tuve bastante".

Esas palabras, ese rechazo, no le sentaron nada bien al director. Agustín Almodóvar, socio, hermano y productor de las películas de Pedro, ha utilizado este viernes su cuenta en Twitter para responder a Maura: "Tranquila, no pensamos llamarte". Lacónica pero contundente respuesta.

La actriz y el director parecían haber sellado la paz en 2006 tras reencontrarse para rodar Volver: llevaban casi 18 años de mutuo desprecio y aquella película sirvió para reunir de nuevo a dos figuras imprescindibles del cine español de los años 80. Pero ese reencuentro no fue más que breve armisticio en una guerra que empezó en 1988 durante el rodaje de Mujeres al borde de un ataque de nervios, después de años de amistad y complicidad que les convirtieron en uno de las parejas profesionales más conocidas y talentosas en la historia del cine español.

Durante el rodaje de Mujeres al borde un ataque de nervios, película que llevó a Almódovar por primera vez a Hollywood, a las mismísimas puertas del Óscar, algo pasó.

"El único momento en el que lo he pasado mal en mi carrera fue en el rodaje de 'Mujeres al borde de un ataque de nervios'. Punto", reconoció Carmen Maura al recoger la Medalla de Oro en la Academia en 2009.

A las desavenencias apuntadas durante el set se sumó la ceremonia de los Óscar, cuando Almodóvar fue del brazo de Bibi Andersen y no de Carmen Maura a la que, se dijo, mandó al gallinero a ver la gala.

Aunque el enfado nunca fue oficial, en los Goya de 1989 Almodóvar dijo: "Esta es la primera noche que nos encontramos desde Los Ángeles y quiero aprovechar para decir que me he acordado de ti en Berlín, donde estuvimos juntos hace tres años. Te traigo como regalo un trozo de muro. Si un muro tan espantoso e irracional como el de Berlín ha caído, ése que nos separa a ti y a mí puede también caer".

Ella recibió con una sonrisa la dedicatoria, pero eso fue todo. Un año después, el morbo estuvo servido en la carrera por el galardón, pues las favoritas eran Átame, de Almodóvar, y ¡Ay, Carmela!, protagonizada por Maura. La goleada fue de 13 a 0 a favor de la actriz. Pero ambos reconocieron durante años que esa "ruptura" había sido magnificada por la prensa y que no había ido más allá de no querer repetir la mala experiencia de su último rodaje.

Cuando en 1997 ganó el Goya con Todo sobre mi madre, Almodóvar dio un beso en la mejilla a Maura antes de subir al escenario. Y en septiembre de 1999, cuando falleció la madre del director, Maura lo acompañó en el entierro.

"Cuando nos encontramos después de diez años, a los treinta segundos podíamos tener una conversación igual que entonces. Nos conocemos mucho, creo que nos queremos. Es casi de la familia", diría la actriz.

Volver en 'Volver'

Ese "pelillos a la mar" empezó a abrir la puerta a una película juntos. "Antes a ella tiene que pasársele el susto", llegó a decir Almodóvar. El susto se le pasó en 2006 y el reencuentro se llamó, precisamente, "Volver", que fue un éxito para ambos y reportó un Goya a cada uno.

"Cada vez que hago una película pongo todo mi entusiasmo, sea con Pedro o con cualquier otro director, así que en este sentido esta no es un película especial", dijo una ambigua Maura tras recoger el premio. El Óscar se fue por el camino del medio: la nominación fue para Penélope Cruz, por lo que ambos se quedaron sin ir a Los Ángeles.

Pero los rumores apuntaron, precisamente, a que a Maura no le habían sentado bien las atenciones que el manchego dedicaba a la de Alcobendas en detrimento de las demás actrices. Al recibir la Medalla de Oro en 2009, Maura comentó el Óscar que Cruz ganó por Vicky Cristina Barcelona. "Los premios en sí mismos no me importan. Ha ganado un Óscar Penélope Cruz y es genial, estoy orgullosa y nos viene muy bien a todos", comenzó."Conozco veinte compañeras españolas que podrían haberlo ganado también pero no tienen la misma campaña detrás", añadió, en una rueda de prensa que había abierto afirmando: "Creo que hay que decir las cosas como son. Esa una de las ventajas de ser mayor".