Las televisiones y la exclusión del cine de autor en España

El cine de autor se desvanece en España.

El cine independiente ya es prácticamente invisible en nuestro país debido a que, en los últimos tiempos, la legislación ha propiciado un sistema de industria cinematográfica que se sustenta de forma casi exclusiva en las dos grandes empresas de televisión, Mediaset (Telecinco Cinema) y Atresmedia (Atresmedia Cine). Ellas son las que invierten legítimamente en los productos que creen que les van a funcionar masivamente. Y ellas son las que tienen la capacidad para promocionar sus cintas, ya sea a través de sus programas, exhaustivas promos en sus pausas para publicidad o, incluso, en sus informativos (en los que no dudan a la hora de exagerar las 'calurosas acogidas' y los 'aplausos interminables' que dan a sus películas en tal o cual festival).

Salvo directores contrastadamente 'mainstream', que tuvieron la oportunidad de crearse un nombre y abrazar el taquillazo que les abrió las puertas (Alejandro Amenábar, J.A. Bayona, Alberto Rodríguez, Daniel Sánchez Arévalo, Paco León y pocos más), las cadenas ya apenas apuestan por cineastas con mirada propia, optando en muchos casos por realizadores solventes, muchas veces formados en su propias series, que les aseguren un producto tan comercial como intrascendente. Si el resultado se parece a un capítulo de teleserie y tiene éxito, todos contentos. ¿Que podemos meter a la gente por los ojos una tontería como "Cuerpo de élite" y que arrase? Hagámoslo.

Muy bien, pero, ¿y el resto del talento que rueda cine interesante contra viento y marea en España? Al resto cuesta seguirle el rastro, porque sus películas se estrenan mal y sin casi promoción. Pasan prácticamente desapercibidas para el gran público y su taquilla es paupérrima. Este mes ha habido unos cuantos ejemplos: "La puerta abierta", "Gernika", "El elegido", "Cerca de tu casa", "Lejos del mar"… Incluso a un título como "Tarde para la ira", flamante debut en la dirección de Raúl Arévalo, con aval de TVE y una distribuidora potente (eOne), le está costando sangre y sudor acumular espectadores. Da igual que la crítica hable maravillas de muchos de estos filmes, porque el público no se entera de que existen.

Por eso, en plena revolución del proceso de distribución y consumo de cine, existe el peligro de perder una generación de cineastas que no cuentan con las plataformas para hacer llegar su trabajo al público, limitando la pluralidad de nuestra cultura y relegándola a una peligrosa invisibilidad.

De ahí la importancia de una televisión pública más fuerte, que sirva de ventana al talento que existe y que no vemos. TVE está en la obligación de apostar por cineastas noveles y proyectos de autor y de riesgo, y lo hace, pero el problema es que, ahora mismo, como plataforma de promoción, nuestra tele pública es incapaz de competir con el poderío de Mediaset o Atresmedia. Por desorientadas decisiones, TVE ya no cuenta con atractivos programas de entretenimiento donde hablar del cine, la música y el resto de la cultura sin relegar esa entrevista a un exquisito gueto escondido en La 2.

TVE ha de recobrar poder para volver a ese esa ventana que abra la curiosidad en un espectador que cree que tiene acceso a todo pero que, en realidad, se pierde mucho por no ser capaz de digerir el torbellino de caudal de información que nos bombardea cada día. En ese torbellino, gana quien más te bombardea, y una promo en la TVE de ahora es insignificante al lado de la inteligente campaña que estos días orquesta Mediaset para que nadie se quede sin saber que se estrena Un monstruo viene a verme, la nueva de Bayona.

Porque, al final, el éxito o fracaso aún se sigue dibujando a través de los grandes medios tradicionales. Telecinco y Antena 3 se lo guisan y se lo comen. Dos empresas que ahora tienen esa oportunidad, la de decidir qué cine llega al público. Pero hay que trabajar para que esa oportunidad no sea la única, y existan más alternativas. No puede ser que el cine español que triunfa esté creado y promovido exclusivamente desde los intereses de las televisiones privadas (esa es la tendencia a la que vamos), porque se quedarán por el camino, muertas en la cuneta, infinidad de miradas propias de un cine de autor imprescindible para nuestra cultura, una cultura plural.

Autor: Borja Terán

×

deactoresengage

 

ENTRA TAMBIÉN EN NUESTRO FORO

Y COMPARTE DUDAS, EXPERIENCIAS Y OPINIONES

CON OTROS ACTORES, REPRESENTANTES, DIRECTORES, ETC
 
 
 

EL ÚNICO FORO EN LA RED ESPECÍFICO PARA ACTORES, ARTISTAS Y TÉCNICOS DE LAS ARTES ESCÉNICAS Y VISUALES

botonengage

×
Síguenos en Twitter