Entrevista a Jason Statham

Es inglés, mide 175 centímetros, zurra como nadie y, en poco tiempo, se ha convertido en la mayor estrella de acción de la actualidad. Jason Statham (pronúnciese Steizam) llevauna carrera meteórica que incluye la saga Transporter, el thriller Asesinos de élite, presentado en el pasado Festival de Toronto, Safe y Los mercenarios 2, una secuela en la que junto a Sylvester Stallone, Jet Li, Bruce Willis y Arnold Schwarzenegger, entre otros, hace las delicias de los amantes del género. Está claro: con él, mejor no enredar.

Pues si, es verdad que no es muy alto; pero fuerte, evidentemente está, y su carisma y simpatia traspasan la pantalla. Con un marcado acento inglés (es londinense), voz grave y profunda, mirada limpia y discurso honesto, Jason Statham se gana a su interlocutora casi de inmediato. Su naturalidad salta a la vista, y en la suite de un hotel de Toronto, en pleno festival de cine, no tiene ningún reparo en desvelar que sus inicios en el mundo del cine fueron tan sorprendentes como afortunados. "El quid residió en conocer a la persona idónea en el momento y sitio adecuados", exclama refiriéndose a Guy Ritchie, y, agradecido, considera al exmarido de Madonna su mentor.

Statham es hoy la mayor estrella de acción de Hollywood y ha intervenido en 35 títulos. Recientemente, protagonizó "Asesinos de élite", junto a Clive Owen y Robert De Niro, después "Safe", y ahora vuelve a lo grande (en explosiones, en peleas, en destreza) junto a los mayores (y más heroicos) nombres de la gran pantalla.

En "Los mercenarios 2", une sus fuerzas a las de sus compañeros clamando venganza. Más le vale no ser su blanco, porque si da en la diana (que siempre da), está usted... eso, más solo ante el peligro que Gary Cooper ante un action man.

- Menudo reparto el de "Los mercenarios 2": Sylvester Stallone, Bruce Willis, Jet Li, Arnold Schwarzenegger, Jean Claude Van Damme... Todo los héroes de acción juntos.

- Si (sonrie), es increible

- Una curiosidad, ¿cual era el favorito en su adolescencia?

- No puedo elegir porque ahora trabajo con ellos; pero todos son muy buenos con sus propias características. Todos ellos han marcado la historia del cine. De forma individual, han hecho algunas de las mejores películas, y, si te fijas en la carrera de cualquiera de ellos, simplemente todos han hecho alguna película increible de la que dices: "Oh, si. Yo también la vi y era genial".

jasonstatham- ¿Y qué cree que va a pensar el público? Ahora todos tienen sus años y sin embargo usted es joven, en los 40.

- Si, pero son cool, molan. Todavía son lo que son. No cambian. Creo que a todo el mundo les encanta Stallone, Bruce Willis, Schwarzenegger, Jet Li. Todos son muy queridos por muchísima gente en todas partes del planeta.

- Hablemos de su trayectoria, porque ha conseguido mucho en muy poco tiempo. Nació en Londres y tengo entendido que incluso fue olímpico como experto en saltos de trampolín.

- No, nunca participé en unos juegos olímpicos (ríe), pero si, puedo decir con orgullo que formé parte del equipo británico de saltos en trampolín durante varios años.

- Y luego se convirtió en actor debutando a las órdenes de Guy Ritchie en "Lock&Stock". ¿Es Hollywood y el mundo de la interpretación lo que se esperaba?

- Es que no tenía ninguna expectativa. Simplemente, me ocurrió y de pronto me encontré con una carrera en el cine.

- ¿Pero por qué se pasó del deporte a la interpretación?

- Porque conseguí el papel de "Lock&Stock".

- ¿Y ese era su sueño?

- No, en absoluto. Siempre había querido ser deportista y por eso estaba involucrado en el mundo del deporte. Me retiré del deporte y volví a lo que hacía antes de dedicarme a la natación, que era vender perfumes y joyas en las calles, y luego conseguí un trabajo como actor. Pero no tenía ninguna ambición de ser actor. Llegué a ello porque conocí a determinada persona en el momento y el sitio adecuado.

- Vendía joyas en la calle. ¿Verdaderas o falsas?

- Falsas (ríe).

- ¿Y la gente sabía que eran falsas?

- Hmm. No les deciamos qué tipo de joyas eran. Pero creo que se aferraban a la idea de lo que querían creer. Así que... En "Lock&Stock" vendía joyas dentro de un maletín, y eso es exactamente lo que hacía en mi vida real.

- ¿Asi es como consiguió el papel?

- Si. Exactamente.

- ¿Y por qué Guy Ritchie confió en usted como actor?

- ¡Porque eso es a lo que me dedicaba! (carcajada). Guy había diseñado al personaje, y dijo: "Oh, Dios mío. Eso es lo que tú haces, y yo he escrito este personaje. Será bueno que lo interpretes". Así que no requería ningún tipo de interpretación, sino que me adentré en el mundo del cine haciendo lo que solía hacer. Fue un golpe de suerte. Si hubiera necesitado a un panadero para hacer un pastel, esa misma transición le hubiera ocurrido a otra persona.

- Imagino que Guy Ritchie es una especie de mentor. ¿Igual que en cuanto a la interpretación pueda serlo Robert De Niro en "Asesinos de élite"?

- Si, de Guy Ritchie he aprendido muchísimo. Todas las películas que hemos hecho han sido para mi como volver a la escuela y, además, es una persona magnífica. Somos buenos amigos y compartimos muchas cosas buenas en común.

- También hizo de modelo entre película y película.

- Si. Pero, ¿qué es eso para un hombre? Eso no es algo que te encante. No puedes incorporar ninguna experiencia personal al hacer eso. Posé para un par de fotos aquí y allá, gané algún dinero... Y ya está. Sean Connery también lo hizo... Y algunos más.

- Estrella de acciónn. ¿Nunca se ha hecho mucho daño o ha herido a alguien? Le habrán dejado algún cardenal que otro como recuerdo...

- Si, pero ya sabes, en un film de acción te haces daño, te hieren; pero no es para tanto.

- Aunque imagino que las peleas están perfectamente coreografiadas.

- ¡Por supuesto! Es exactamente así. Nadie hiere realmente a nadie porque todo está bien coreografiado. Además, somos tipos duros y aguantamos con todo (ríe).

- ¿En su vida cotidiana también es un tipo duro?

- La verdad es que no, en absoluto. Sólo me pongo así de duro en las películas. Al menos eso creo.

- Por último, viviendo en Los Angeles, en la meca del cine, ¿no echa de menos Londres?

- Bueno, tengo casa en ambos sitios y voy a Londres muy a menudo. Todos mis amigos están ahí, pero viajar es fácil. Te metes en un avión y ya está. Viajas, trabajas, disfrutas, vives.