Entrevista a Rosa Estévez

Rosa Estévez lleva más de 10 años como directora de castings en cine y televisión. Por sus ojos han pasado cientos de actores que aspiraban a formar parte del reparto de películas como 'Mortadelo y Filemón', 'Cándida', o series del éxito de 'Manos a la obra'."En el momento de seleccionar a un actor, valoro ante todo la profesionalidad, entendida como una mezcla de seriedad, preparación y seguridad", afirma esta experimentada profesional de la escena, que prefiere "apostar por caras nuevas" antes que acudir a actores consolidados: "Es mucho más motivador y atractivo. Hacer un reparto eligiendo a los 20 o 30 actores que estén más de moda tiene poco mérito. Para eso no es necesario contratar a un director de casting".

Rosa Estévez reivindica que en el mundo de la interpretación se den más oportunidades a los jóvenes y a las mujeres: "Me gustaría que se apostara más por los nuevos valores, que se mirara más la calidad que la rentabilidad. Pero, sobre todo, que hubiera más trabajo para las estupendas actrices de este país. Los guionistas se olvidan a menudo de escribir para las mujeres".

De forma general, ¿en qué se fundamenta para seleccionar a los actores en los castings, además de las exigencias del guión?

Sobre todo hay que tener en cuenta las 'exigencias' de producción y la visión del director. Un mismo guión tendría un reparto muy diferente si lo dirige Medem o si lo dirigiera Javier Fesser.

[...]

¿En los proyectos para los que ha trabajado existen personajes ya seleccionados previamente por la productora o la dirección? ¿Qué margen de autonomía tiene un director de casting?

Son pocos los casos en que haya ya un reparto de protagonistas dado por la productora o el director. Al menos en mi caso, en el 95% de las ocasiones, he tenido que armar el casting completo, del primero al último, aunque siempre estoy condicionada por tener que contar con una cabecera de cartel 'atractivo', que sea reclamo de cara a las necesidades de venta o de marketing del producto.

Como profesional, ¿te gusta apostar por nuevas caras o prefieres acudir a actores consolidados?

Prefiero indudablemente apostar por caras nuevas. Es mucho más motivador y atractivo. Hacer un reparto eligiendo a los 20 o 30 actores que estén más de moda tiene poco mérito, eso lo puede hacer cualquiera que siga la actualidad cinematográfica o televisiva. Para eso no es necesario contratar a un director de casting.

¿Qué es lo que más valora en un actor en el momento de realizar un casting? ¿Prefiere una buena preparación o la espontaneidad?

Valoro ante todo la profesionalidad, entendida esta como una mezcla de seriedad, preparación y seguridad. La espontaneidad solo la valoro de cara a los niños, o a menores que aún no han podido tener acceso a formación ni a experiencia.

¿Cuál es el papel que desempeña el director de casting una vez empezado el rodaje?

En el rodaje de una película nuestro trabajo acaba cuando empieza el rodaje, excepto en contadas ocasiones en las que yo personalmente he asumido un trabajo de 'coach' con algún actor, como en el caso de 'Cándida', del director Guillermo Fesser. En televisión el director de casting ha de hacer todo el seguimiento de los actores episódicos que intervendrán en cada capítulo, con lo que estamos presentes durante toda la grabación.

¿Hay alguna película o serie en la que haya tenido una especial dificultad para encontrar el perfil de actor que buscaban?

Indudablemente mis mayores retos han sido con la productora Pendelton y los hermanos Fesser. Encontrar a Mortadelo y Filemón fue toda una hazaña, así como al resto de los personajes de la película. También lo fue hacer el reparto de "Cándida". Son casos en los que te tienes que tirar a la calle y buscar a actores no profesionales. Es casi como buscar una aguja en un pajar.

¿Cree que se valora lo suficiente la figura del director de casting en nuestro país?

Creo que estamos demasiado valorados por parte de los actores y demasiado poco de cara al público. La gente cree que somos como los que hacen las selecciones de los 'Gran Hermano' o de otros realitys. Nosotros conocemos a un porcentaje altísimo de los actores que pueda haber actualmente en el mercado. Conocemos sus disponibilidades, sus tarifas, sus capacidades, sabemos relacionarnos con ellos y con sus representantes, captar la sensibilidad de los directores, de los productores y de las cadenas de televisión. Así que ya ves, es un trabajo bastante complicado.

Si tuviera una varita mágica, ¿qué mejoraría o cambiaría en este sector?

Me gustaría que se apostara más por los nuevos valores, que se mirara más la calidad que la rentabilidad. Pero, sobre todo, que hubiera más trabajo para las estupendas actrices de este país. Los guionistas se olvidan a menudo de escribir para las mujeres.

¿Hasta qué punto tener una buena relación con un representante de actores condiciona la elección de un determinado actor?

Siempre es agradable llevarse bien con los representantes. A veces con algunos es muy difícil por falta de seriedad o de profesionalidad, pero aún así jamás dejaría de llamar a un actor porque no aguante a su representante. También hay representantes vetados por algunos productores o directores. Así que intento arreglarlo directamente con el actor y ya está.

[…]

audicion

 ¿Con qué director le gustaría trabajar?

Con Amenábar.

Desde muchos sectores se acusa a Internet como causante del descenso de recaudación en el cine español los últimos años, pero otros piensan que las descargas gratuitas ayudan a dar a conocer nuestro cine en un mundo controlado por las grandes producciones de Hollywood. ¿Qué opinión le merece la distribución gratuita de películas? ¿Perjudica o beneficia al sector?

Hay películas por las que 'hay que pagar', así como discos, libros. Ahora la cultura puede que sea mas democrática, pero dejo a la conciencia de cada uno el valorar un original de una copia, y el amor a la oscuridad de una sala de cine a quedarse repantingado en el sofá.

¿Cree que si las películas españolas tuvieran mayores presupuestos obtendrían mejores éxitos en taquilla?

Creo que si las películas españolas tuvieran una mejor difusión y distribución obtendrían sin duda mejores resultados en taquilla. Es difícil estrenar en condiciones una película y con las copias necesarias.

En sus comienzos como actriz, ¿se planteó llegar a ser directora de casting? ¿Cuáles fueron los pasos que siguió para introducirse en ese mundo?

Fue absolutamente fruto del azar. Cuando yo empezaba como actriz no existía apenas la figura del director de casting, por lo que jamás imaginé que pudiera acabar dedicándome a esto. Todo vino de la mano de mi representante en esa época, Elvira S. Gallo, que se dedicaba paralelamente a hacer castings. Yo le ayudaba, ella cayó de baja por enfermedad, surgió el casting de una serie que ella no podía hacer y... acabé haciéndolo yo sola.

¿Qué le recomendaría a un joven que quiere triunfar en el mundo de la escena?

Que estudie, que se prepare lo máximo posible, integralmente. Y sobre todo le recomendaría que cambie el chip, que lo importante en esta profesión no es 'triunfar', sino mantenerse. Esta es una carrera de fondo. Hay muchos éxitos fulgurantes que luego se han quedado en la cuneta. Así que perseverancia, ilusión y formación son para mí las claves del éxito.