Al Pacino y Robert De Niro

Ambos tienen muchos puntos en común -italoamericanos, son dos grandes actores, los dos dirigen, etc.- pero en persona son polos opuestos. Pacino es locuaz, y parece que disfruta hablando por los codos con los periodistas. Por su parte, De Niro es tímido y reservado. Contesta con frases cortas. Cuando lo comento con una compañera me dice que he tenido suerte. Al parecer, ese día De Niro ha estado más animado que de costumbre, porque estaba con su amiguete Pacino. "Deberías haber venido el día en que le dieron el premio Donostia. Casi ni habló y se fue enseguida", me explica.

Antes de nada, ¿podéis decir cada uno una frase famosa del otro?

Al Pacino: ¿Estás hablando conmigo?

Robert De Niro: Muy fácil. Dile hola a mi pequeña amiga.

¿Por qué no habéis vuelto a trabajar juntos desde hace tantotiempo? ¿Qué tenía esta película para que os hayáis reunido?

A.P.: Somos grandes amigos y siempre quisimos trabajar juntos. Obviamente, en "El padrino II" no podíamos salir juntos en ningún momento. En "Heat" compartimos sólo una escena. Hemos estado mucho tiempo buscando proyectos, pero no ha llegado a nuestras manos ninguno interesante en el que encajáramos los dos. De repente, Bob (Robert De Niro) se involucró en esta cinta en la que estaba como director Jon Avnet, con quien yo acababa de rodar "88 minutos". Ambos pensaron en mí para interpretar al coprotagonista, y recibí sus llamadas telefónicas. Así que les pedí que me mandaran el guión, y me resultó interesante.

R.D.N.: Así fue, como lo cuenta Al.

¿Eran personajes difíciles para un actor los policías que interpretáis en esta película? ¿Supuso un reto para vosotros?

R.D.N.: El reto fue acabar la película en 36 días. Teníamos una agenda muy apretada.

A.P.: Son personajes que hay que trabajar, como todos. Siempre se intenta buscar algo de verdad en un personaje de ficción, para que parezca creíble. Algunas veces, encontrar 'la verdad' de un personaje resulta más fácil y a veces más difícil. A veces se piensa que es más difícil interpretar a tipos con grandes problemas. Pero yo creo que son más complicados aquellos que parecen más sencillos, en los que el espectador no puede percibir claramente si es que les ocurre algo.

Yo me tomo todos mis papeles como un reto. A veces es más difícil lo que parece más sencillo, como por ejemplo, ser un policía. He hecho de policía muchas veces, pero siempre hay que trabajar. Hay que aprender cada vez como si fueras nuevo. En esta ocasión, practiqué mucho con la pistola, ya que tenía que utilizarla. En "Esencia de mujer", donde interpreté a un militar ciego, me pasé cuatro o cinco meses aprendiendo a montar y desmontar el arma con los ojos cerrados, tal y como lo haría un ciego. Luego, cuando vi la película terminada, resultó que habían suprimido esa secuencia en la mesa de montaje. Aún así, mereció la pena aprender a desmontar el arma sin ver, porque me ayudó muchísimo a meterme en la piel del personaje.

Pido perdón por hablar tanto. Soy más viejo que Bob. Tengo más cosas que contar.

deniro_pacino"Asesinato justo" es sobre un asesino que se toma la justicia por su mano. ¿Estáis de acuerdo en que haga esto?

A.P.: ¿En la vida real? Jamás. Es una película sobre una realidad muy oscura del trabajo policial, que tenía su interés. Es cierto que el sistema tiene fallos, pero eso nunca justifica un asesinato.

El film transcurre en Nueva York, pero sólo se rodó allí dos días, y el resto en otras localizaciones. ¿Cómo es esto posible?

A.P.: Me preocupa que esté ocurriendo esto. Últimamente, cada vez se rueda menos en Nueva York. Los equipos se van a otros lugares donde es más estratégico rodar, por razones económicas. Me parece un error, pues aparte de que como neoyorquino adoro mi ciudad, me gusta rodar donde tiene lugar la acción, y me ayuda a expresar lo que siente el personaje.

Robert De Niro abandonó recientemente el rodaje de "Edge of Darkness", de Martin Campbell. ¿Qué fue lo que ocurrió?

R.D.N.: Les deseo la mayor suerte del mundo a los que están haciendo esa película.

Han pasado muchos años desde vuestras mejores interpretaciones. Vuestras últimas películas no llegan a la altura de El padrino o Taxi Driver. ¿Por qué ha pasado esto? ¿Ya no hay guiones tan buenos? ¿Ha cambiado radicalmente Hollywood?

R.D.N.: No puedo echar la culpa a Hollywood. Creo que es una mezcla de muchas cosas, de nuestras edades, de los cambios en la industria. Intento hacer sólo cosas que me interesan, no perder el tiempo. Pero nunca sabes qué va a ocurrir. Cuando rodamos "Taxi Driver", ni sabíamos qué iba a salir, ni cómo la recibiría el público.

Dediqué tres años y muchas energías a la dirección de "El buen pastor". Ya sólo quiero hacer esfuerzos por cosas así.

A.P.: Siempre he tenido ese mismo problema, desde que empecé me preguntaba constantemente: ¿existe un papel para mí? Eso ya lo conté en "Looking for Richard". Es diferente con la edad, cierto, pero una buena iluminación esconde tu vejez.

¿Van a continuar con su carrera como directores?

R.D.N.: Voy a rodar la segunda parte de "El buen pastor", e incluso una tercera. Contarían la historia de la CIA hasta la actualidad. Me he tomado muy en serio este proyecto.

A.P.: No soy un director. Dirijo películas sobre cosas que me atraen. Por ejemplo, ahora estoy montando, tras tres años de trabajo, una película que es una pequeña memoria sobre mis experiencias con Oscar Wilde y su obra "Salomé". Se desarrolla como obra teatral, como película y como documental.

Se dijo que Pacino interpretaría una cinta sobre Salvador Dalí. ¿Qué fue de ese proyecto?

A.P.: Es un personaje que me apasiona. Me encantaría rodar esa película. Pero aún no tenemos un guión bueno. Llevamos diez años intentando sacar adelante este film. Espero que se pueda hacer antes de que me haga definitivamente demasiado viejo para el papel.

¿Qué ha sido más fácil para Al Pacino, trabajar con Robert De Niro o con Marlon Brando en "El padrino"?

A.P.: Ha sido mucho más fácil con Bob. Tiene una edad muy cercana a la mía y hemos ido ascendiendo más o menos a la vez. Así que me siento mejor en los rodajes con él.

Yo adoro a Brando. No ha habido un actor más grande en Estados Unidos. Ha sido una gran inspiración para ambos. Pero cuando trabajé con él, era un gran monstruo y yo simplemente era un joven en alza, así que me imponía demasiado.

Como actores, ¿creéis que es importante que el director os deje espacio para la improvisación?

R.D.N.: Siempre el actor se sentirá más a gusto si sabe que tiene cierto margen. Pero tiene que estar claro cuál es el objetivo. El director tiene que transmitirle al actor para qué sirve esa secuencia, y qué aporta a la película, y a partir de ahí, se puede improvisar.

A.P.: Todo guión es susceptible de ser mejorado. Lo que pasa es que a veces no hay tiempo para que los actores puedan dedicarse a improvisar. Y a veces se improvisa, pero no surge nada inspirado realmente aprovechable.

righteouskill