Rafael Álvarez, 'El Brujo': 'El teatro ha desaparecido'

Le llaman 'El Brujo' pero su credo no está hecho de magia, sino de palabras y memoria. Tiene el pelo blanco y pinta de estar pensando en sus versos mientras responde con la mirada fija y la voz un poco subterránea. Minutos antes de la entrevista ha citado a Einstein. "He leído una carta que le escribió a su hija, y le decía: 'Que sigan los físicos buscando, que la gran fuerza del universo es el amor'.

P.- Ha escrito que en sus 35 años dedicados al teatro no ha visto una época más convulsa y díficil para la profesión. ¿Es el amor al teatro lo que le hace seguir adelante?

R.- Tengo un privilegio con este trabajo, porque hago lo que realmente quiero hacer. Eso no es fácil. Y lo hago incluso a contracorriente.

P.- ¿Además de con el humor, cómo se enfrenta a estos tiempos difíciles?

R.- En mis espectáculos el humor es importante; pero es sólo el hilo conductor de una motivación que va más allá, que se dirige a la sensibilidad más refinada del espectador. No me gusta la fealdad. No hablo de la fealdad como algo relativo al vestuario o la decoración, sino la fealdad como concepto. La belleza está en el interior, es una vibración del espíritu.

P.- A menudo utiliza escenografías muy simples. ¿Con ello quiere transmitir que importa más el contenido que el escaparate?

R.- Lo hago porque la palabra es lo importante. He elegido una vía de expresión elemental, reducida a una serie de elementos: un violín, una luz bonita, un texto. Aunque luego hago cosas que el público no espera, recitar un poema, por ejemplo.

P.- ¿Alguna vez se ha encontrado con un público desconsiderado o maleducado?

R.- Ya no, hace años sí, en un pueblo en el que alguno había bebido. Pero eso ya no pasa. Ahora lo que ocurre es que el público es indiferente, no está sensibilizado ante el teatro. El teatro ha desaparecido.

P.- ¿Por qué, qué le ha pasado al teatro?

R.- El teatro hay que mantenerlo y saber para qué sirve. Si no hay una comprensión de la utilidad del teatro ni tampoco una vivencia, el teatro se desvanece y muere. Hemos asistido a una oferta del 'jajaja', el 'jijiji' y el 'cómo mola' Como ocurría antes en una taberna en la que dos graciosos se bebían unas copas, sólo que ahora eso pasa encima de un escenario. La gente no pide más. Porque no sabe más, porque no entiende más.

P.- ¿De verdad el público no distingue entre una buena actuación y una mediocre?

R.- Yo he visto en este mismo espacio [Teatro Cofidís Alcázar] un espectáculo maravilloso de un grandísimo actor, Josep Maria Flotats, y se vino abajo. Era una comedia refinadísima. La gente no aprecia una gran interpretación de una interpretación mediana. Ahora mismo hay una oferta tipo 'Burguer King', que consiste en muchas cositas pequeñas, monologuitos, obras de gente mediática. Y los empresarios están fritos porque la situación es muy difícil y hacen lo que sea. Un día van a poner a Cristiano Ronaldo hablando con su novia y será una función de éxito. Y le pagarán mucho más. Pero eso no es el teatro. No basta sólo con entretenimiento. Yo también pretendo que la gente se ría, pero la risa debe tener un propósito. Hay una necesidad de elevación que forma parte del ámbito poético del teatro. El teatro es un arte, pero en estos momentos la gente no disfruta del arte, ha sido suplantado por subproductos. Esta profesión requiere una actitud artística incluso por parte del espectador.

P.- ¿Su opinión sería igual de negativa si el IVA cultural no hubiese sido del 21%?

R.- En realidad no es sólo que el IVA haya sido del 21%, que es desmesurado, sino que para el fútbol ha sido del 10%. Es en esa relación donde está el detalle. Hay una deliberada intención, no ya de destruir el teatro, sino de apoyar todo lo que va por el camino de las masas. Y el teatro es un arte que va en otra dirección, que requiere de una independencia de criterio, frente a la izquierda y la derecha. Implica cuestionarse incluso a sí mismo.

P.- ¿Los medios de comunicación deberían cuidar más al teatro, al arte?

R.- Sacar en la televisión a alguien hablando mal de otra persona durante tres horas todos los días por la tarde es una zafiedad, una vulgaridad. Que el fútbol ocupe el 50% de la información es una salvajada. El arte se queda para cuatro o cinco, gente que se aparta de la masa. Ya lo dijo el poeta, "A la minoría siempre, a la inmensa minoría" [se refiere a Juan Ramón Jiménez, que hizo famosa esta dedicatoria]

P.- Sus personajes suelen plantearse dilemas éticos o morales. ¿En su vida también aparecen?

R.- La moralidad para mi no es importante. Es una regla social. La rectitud moral es un instrumento, como lavarse los dientes o aparcar el coche bien. Es una guía de convivencia y de orientación para la vida, pero lo importante, más que la moralidad, es el amor y la belleza. Lo que surge de manera espontánea, no lo que tienes que hacer porque te lo han enseñado.

deactoresengage

 

ENTRA TAMBIÉN EN NUESTRO FORO

Y COMPARTE DUDAS, EXPERIENCIAS Y OPINIONES

CON OTROS ACTORES, REPRESENTANTES, DIRECTORES, ETC
 
 
 

EL ÚNICO FORO EN LA RED ESPECÍFICO PARA ACTORES, ARTISTAS Y TÉCNICOS DE LAS ARTES ESCÉNICAS Y VISUALES

botonengage