Christine Adaire, profesora de Linklater

¿Qué es el método Linklater, cuándo se creó, quién lo hizo y por qué?

El método fue creado por Christine Linklater –actualmente profesora en los Estados Unidos- en los años 60 en Inglaterra. Aunque, en realidad, surgió del trabajo de su profesora, una profesional de la voz llamada Iris Warren. Esta pedagoga se interesó especialmente por la parte psicológica de la voz. Empezó impartiendo clases tradicionales sobre dicción y, poco a poco, comenzó a preguntarse cómo era posible que algunas personas no pudieran hablar de forma clara cuando sentían un estado emocional muy fuerte.

En consecuencia, se puso a trabajar y a desarrollar una serie de ejercicios destinados a reconectar pensamiento y sentimiento con la voz. Y es que ella creía firmemente que todos nosotros estamos dotados con voces perfectamente expresivas y resistentes, y si no, fijémonos en el ejemplo de los bebés: ¡tienen unas voces increíbles! Pero con el proceso de socialización se produce una fractura entre lo que pensamos y sentimos y aquello que finalmente expresamos. Así, nuestra voz se empobrece. Por ello, Iris comenzó un trabajo que luego retomó Christine (fue su alumna prodigio en la London Academy of Music and Dramatic Arts a finales de los 50). Lo desarrolló y le dio el nombre de Método Linklater.Un método que trata de recuperar una conexión sincera entre pensamiento/sentimiento y la voz.

¿Y este método está pensado para que sea utilizado por todo el mundo o es únicamente un sistema específico para actores y cantantes?

Yo creo que es para todos. Aunque es, principalmente, una técnica de voz hablada. El canto tiene unas necesidades específicas y si bien esta técnica puede ayudar, no es un método completo para la voz cantada. Pero, eso sí, es un sistema muy válido para cualquier persona que quiera desarrollar su voz hablada: para cantantes o para gente corriente

¿Cómo funciona?

Mucho del trabajo que se hace en esta técnica tiene que ver con el reconocimiento de nuestros hábitos. Cómo uso mi cuerpo, qué uso hago de mi voz. Y esto es algo muy difícil de ver porque la naturaleza del hábito mismo es la de ser realizado de forma inconsciente. Así, lo primero que hace el método es poner de manifiesto QUÉ HAGO y así descubrir en qué parte del cuerpo hay tensión muscular. A partir de aquí se trabajan ejercicios para conseguir soltar esta tensión y liberar la voz para que sea más expresiva.

¿Quién puede impartir clases del método Linklater? ¿Qué pasos debe seguir aquella persona que quiera convertirse en profesor de esta técnica?

Tenemos un sistema de formación de profesores. Un proceso largo que si se completa da derecho a tener una licencia como profesor del Método Linklater. Todos los profesionales licenciados en este método pueden consultarse en nuestra website linklater.de. Tenemos profesores en todo el mundo, la mayoría en los Estados Unidos. Pero también hay profesionales en Inglaterra, en Alemania e incluso uno en Madrid. En estos momentos estamos registrando el nombre de Linklater y ello hace que la situación actual sea algo confusa. Mucha gente se autodenomina profesor del Método Linklater sin ser propiamente licenciado (han hecho algún cursillo con un profesor titulado). Así que estamos organizándonos para clarificar un poco esta situación de cara a los alumnos, para que sepan exactamente si están trabajando con alguien que realmente conoce bien esta técnica

¿Es complicado estudiar este método?

Bueno, una pregunta difícil... Diré que es un proceso largo porque si es complicado o no es algo que yo misma no puedo contestar. Es un entrenamiento que requiere mucha investigación de uno mismo y práctica. Como cualquier técnica de canto o baile. Porque si realmente quieres incorporarlo a tu forma de trabajar para poder usarlo realmente vas a necesitar de mucho esfuerzo y rigor.

¿Por qué crees que necesitamos una serie de métodos para descubrir/encontrar nuestra voz natural?

Tras una larga observación de las voces de los niños y los bebés llegué a la conclusión de que sus voces, por naturaleza, son perfectas, con muchísima expresión y una gran extensión. Nunca me encontré con un solo pequeño que hubiera perdido la voz, algo que nos pasa cuando nos hacemos mayores. Y es que la gente, por distintas razones, no se habitúa a hacer un uso saludable de la voz. Al contrario, aprende hábitos que limitan su expresión. Por ello, creo que está muy bien que existan distintas técnicas que nos permitan liberarnos de ellos, ya que la gente tiene maneras muy distintas de acceder al conocimiento y aprender. Yo misma he estudiado con otros métodos. Y todos ellos están bien si se basan en enseñar cómo utilizar la voz de manera saludable con el máximo de expresión posible. Algo muy importante ya sea para hablar o para cantar

Así, ¿el método Linklater sirve para interpretar canciones?

Sí. Gran parte de lo que se trabaja tiene que ver con conectarse con imágenes, con desarrollar la imaginación. Así, ya sea para trabajar la letra de una canción o para interpretar un texto de Shakespeare, voy a necesitar que mi mente esté despierta y receptiva a las palabras y a las imágenes que se esconden tras ellas. Con lo cual, creo que le método es también útil para interpretar canciones. Pero, insisto, no es una técnica completa para cantar.

¿Está desaconsejado su uso en algún caso?

No. Todo el mundo puede utilizarlo pero para ello necesitará de práctica diaria, algo de lo que se quejan la mayoría de estudiantes que buscan resultados inmediatos. Pero este sistema exige trabajo.

christineSomos honestos con nuestra voz o la utilizamos para escondernos...

Ah! Bueno, creo que puedo hablar por mi propia experiencia y te diré que hacemos ambas cosas. El método Linklater se ocupa de estudiar esto y dice que el hecho de esconderse no tiene porqué ser necesariamente malo ni revelarlo todo con la voz tiene porqué ser bueno. Y es que ambas cosas tienen su lugar. Es decir, durante mi proceso de socialización, aprendo a utilizar mi voz para ocultarme, y ello puede serme útil en ocasiones. Y es que es bueno reconocer que, en la vida, hay momentos en los que no es aconsejable revelar cómo me siento o lo que pienso. Por ejemplo, si estoy furiosa con mi jefe, no creo que sea del todo adecuado decírselo claramente y, en cambio, esconder mis sentimientos y hablar de otra manera sí puede serlo. En cambio, un actor necesita poder hacer lo contrario. Necesita ambas cosas. Y en mi vida privada, siempre podré escoger.

Tu diagnóstico de las voces catalanes: cualidades y defectos...

Diría que hay una lucha con la respiración, por controlar lo que sientes a través de combatirla. Y también mucha tensión en la lengua... Tal vez sea por vuestro uso de las vocales. En cambio, por ejemplo con mis estudiantes en los Estados Unidos hay un problema con el que aquí no me he encontrado: engolar las vocales, enviarlas hacia la campanilla. Y aquí la lengua parece mucho más implicada en la propulsión del sonido, algo que no sé si es típico o no.

Algunos consejos para principiantes...

Lo que yo recomendaría es un buen profesor de voz. Alguien con quién el alumno se sienta a gusto porque creo que el pedagogo es incluso más importante que el método en sí. Que sea alguien que te escuche, que se interese por tu progresión y que sea un guía claro sobre lo que debe hacer el aprendiz. Y también aconsejaría que el alumno sea paciente, que tenga confianza porque el proceso es largo. Y se producen cambios a cada momento.

... y para profesionales...

Les diría que sigan estudiando. Yo también soy actriz y profesora y puedo decir que este aprendizaje es para toda la vida. Hay que seguir siendo curioso y tener ganas de aprender otras cosas. Yo me siento afortunada de sentir tal pasión por esto, de que me siga interesando. Es algo que me fascina. Y creo que esto es lo mejor que le puede pasar a un actor. Así que hay que trabajar continuamente, porque no creo que exista ningún momento en la vida en el que uno sienta que ya lo sabe todo.

¿Qué opinas de las modas en el mundo de la voz?

Lo que me gusta mucho del método Linklater, y que es algo que también están recogiendo otras técnicas actualmente, es que se busca una integración entre el trabajo físico y la voz. Algo que creo qie es muy importante. Porque hasta hace poco todo el trabajo de los profesores de voz (y esto está escrito en muchos libros) se hacía ¡¡¡sentado en una silla!!! Así que me parece positivo que el entrenamiento de la voz, ahora, se haga involucrando todo el cuerpo.

Pero, ¿cómo saber si la técnica que estamos aprendiendo es buena o mala?

Bueno, esto es algo tramposo, porque se puede dar que caso que sea el estudiante quien está trabajando mal. Aunque es obvio es que si la voz sufre la técnica será evidentemente mala.

¿Es posible llegar a dominar nuestra voz? Y, si lo conseguimos, ¿es bueno tener este control?

Controlar mi voz... el método Linklater busca una voz transparente, que descubra a la persona a través de la voz. Y eso significa que debe haber libertad. Así, si quisiera ser menos transparente, controlaría mi voz.

¿Hay voces bonitas y voces feas?

No sé si yo utilizaría estas categorías... yo escucho buen uso de la voz o mal uso de la voz. El método Linklater realmente busca que tu voz personal sea utilizada de un modo correcto, sin cansancio ni dolor... y que tenga una gran capacidad expresiva. Así que yo sólo consideraría que una voz es fea si está sufriendo con mucha constricción.

¿Por qué esta manía de los actores por gritar y llorar en el escenario?

Bueno, yo creo que gritar es siempre una mala elección. Tuve un profesor en Chicago que solía decir: “ante la duda, no grites”. Y me encanta esta expresión porque es verdad que muchas veces los actores gritan cuando no saben exactamente qué están haciendo o lo que pasa en escena. Y esta elección es muy pobre, vaga y general. Otra salida es llorar. Y creo que si este llanto es sincero y procede del mismo momento está bien. Pero muchas veces los actores se obsesionan con llorar. Y en la vida real la gente no quiere llorar...

Pero gritar... gritar es una manera fácil de huir, y, casi siempre, te desconecta de lo que realmente sientes.

¿Cómo conseguir que la voz se mantenga sana con 8 funciones semanales?

Vuelvo a lo mismo: con entrenamiento. Quiero pensar que el actor que se enfrenta a 8 funciones por semana realiza una práctica diaria de su voz así como un calentamiento previo antes de empezar a actuar y una serie de cuidados al terminar. Y que también se preocupa por tener hábitos de salud vocal como beber mucho agua.

Yo siempre enseño a mis estudiantes a tener una correcta salud vocal.

Personalidad o salud vocal / Técnica impecable o interpretación desgarradora.

Todo. Lo necesitamos todo. Aunque como profesora de voz debo decir que apuesto más por la técnica y la interpretación ya que, además de impartir clases de voz doy clases de texto. Así que opino que ambas cosas van cogidas de la mano. 

Después, también debemos tener en cuenta en qué medio se mueve el actor. En los Estados Unidos hay intérpretes buenísimos que solamente se dedican al cine. Y claro, en ese caso no necesitan de una gran técnica. Pero cuando deciden subirse a un escenario... entonces surgen los problemas y hay mucho que trabajar.

¿Crees que vivimos en una sociedad con una buena cultura vocal o la voz es la gran olvidada?

Yo casi diría que es un arte del pasado. La voz es cada vez menos importante en nuestra sociedad, algo que me entristece. Pero debo añadir que sigo creyendo en su poder. El poder de una interpretación en directo sobre un escenario que crea una relación tan especial entre el actor y su público. Las palabras están perdiendo su fin. Por ejemplo, cuando el gobierno nos miente el poder de la palabra disminuye. La gente deja de confiar en las palabras. Y mi misión es devolverles este sentido. Porque no hay nada que pueda comunicar tan poderosamente como la palabra.