¿Por qué? Trampolín del actor, de William Layton

En esta obra se encierran años de investigación y práctica dedicados a la formación y dirección del actor, pero ello no le daría un valor especial si no fuera también el resultado de una forma de "vivir" el teatro. Este ha sido siempre el objetivo -y la gran lección- de William Layton: desarrollar una técnica que se toma a sí misma como punto de partida y no como dogma de fe. Una enseñanza que tiene lugar en un proceso de crecimiento orgánico y que "sólo aspira a indicar un buen camino".

Lo que el lector encontrará es un cuidadoso resumen de su proceso didáctico, una técnica que encuentra en su sencillez y claridad sus mayores virtudes, pero también su gran dificultad y desafío. Porque si este "trampolín", instrumento tan fácil de entender como difícil de dominar, se quiere usar con virtuosismo, es decir, "volar" con él ("VIVIR" EL TEATRO), requiere, como dice su autor, "meses de trabajo... años de práctica para hacerlo propio", y así estar preparado para "aprender del mejor maestro: el Público".

williamlaytonWilliam Layton (Osborne, Kansas, 1912 - Madrid, 1994) fue un autor, actor, profesor y director teatral estadounidense.Formado en la American Academy of Dramatic Arts, comenzó sus trabajos como actor y profesor muy joven. En un viaje a Londres, junto a su gran amigo Thornton Wilder, conoció el teatro europeo. A mediados de la década de los años 50 tuvo su primer contacto con España, trasladándose definitivamente a ella en 1960. Fundó en Madrid el 'William Layton. Laboratorio de Teatro. Fue profesor de la Real Escuela Superior de Arte Dramático, la Escuela Oficial de Cine y del Instituto del Teatro de Barcelona.