El método Brando, de Francisco Perales

Con la llegada de los años 50, la crisis del Sistema de Estudios y la aparición de un nuevo modelo de interpretación, basado en el método de Stanislavski e implantado en el Actor's Studio, surge un modelo masculino que Hollywood sabrá aprovechar hasta sus últimas consecuencias. La nueva generación de actores, encabezada por Marlon Brando impone un modo diferente de actuar y exteriorizar sentimientos complejos, muchas veces, contradictorios.

Montgomery Clift, James Dean y Paul Newman son los nombres que completan este elenco de rostros cuyas aportaciones serán decisivas para asentar esta corriente interpretativa. "Un tranvía llamado deseo", "La ley del silencio", "Un lugar en el sol" y "Rebelde sin causa", son algunos de los títulos que lanzaron e hicieron inmortales a sus protagonistas. Sin embargo, hemos de señalar también que con las técnicas del Actor's Studio, no sólo se implanta un nuevo modo de actuar frente a la cámara; los personajes que encarnan son seres frágiles que sufren conflictos internos difíciles de resolver.

Estamos muy lejos de los héroes y galanes representados en las figuras de Clark Gable y Gary Cooper. El protagonista que interpreta la nueva generación está más cerca del antihéroe del cine negro y el melodrama. Muy pocas veces Hollywood había mostrado al perdedor como protagonista y mucho menos si ese protagonista era una estrella. Con la aparición del Método y, sobre todo, con la violenta irrupción de Brando y su interpretación de Kowalsky, se fragua un nuevo modelo de personaje que se convierte en la tarjeta de visita de una nueva generación cuyas influencias se extenderán hasta bien entrada la década de los setenta con Robert de Niro y Al Pacino.

brandoPocos actores han tenido la capacidad de convertirse por sí mismos en un icono capaz de representar no solo una época de Hollywood sino también una generación, un tipo de interpretación y un personaje que se convertiría en paradigma de los años 50. Ese actor fue Marlon Brandon.

A finales de los 40, el actor irrumpió en el panorama teatral con un estilo de actuación innovador que impulsó los términos "método" y "Actor's Studio" y rápidamente, el heterodoxo actor se encontró catapultado a lo más alto del estrellato cinematográfico. Han transcurrido más de 50 años desde su debut y varios años desde su fallecimiento, sin embargo la sombra enigmática de esta figura sigue proyectándose y extendiéndose sobre las nuevas generaciones de actores, como ya lo hiciera sobre sus contemporáneos. No es extraño que, año tras año, nuevos intérpretes sean presentados por los medios como "un nuevo Brando", resaltando algunos destellos de la genialidad y la rebeldía original. Las páginas del presente volumen no pretenden ser tan solo una biografía al uso de Marlon Brando. Su autor se ha propuesto componer un retrato estableciendo el contexto en que se desarrolló su carrera , contemplando la importancia del método y trazando una panorámica sobre la importancia del actor en las generaciones posteriores.

Símbolo de una época pasada, la vida de Marlon Brando supone una epopeya en toda regla: de ser un joven actor pasó a convertirse en un mito viviente y en el mejor actor de su momento; su desidia, el capricho, la rebeldía por encasillarse y la prioridad de sus preferencias personales en sus decisiones profesionales lo llevaron a una rápida decadencia de la que resurgió con fuerza para imponerse como el gran actor y el enorme personaje que nunca había dejado de ser.

Sus últimos años, de un ocaso irreversible, hicieron de su vida personal una sucesión de desgraciados incidentes a los que se sumaron elecciones profesionales desacertadas, guiadas únicamente por un interés económico. Su nombre permanecerá unido para siempre a Hollywood, al de sus grandes estrellas y sus innumerables escándalos.