I'm still here

¿Qué demonios es "I’m Still Here"? ¿Un mockumentary? ¿Una performance? ¿Un metadocumental? ¿Un enorme viral? ¿Una broma?

"I’m Still Here" avanza en tres direcciones. La primera como gran performance destinada a provocar la reacción de los medios. La puesta en escena de una enorme mentira como método para alcanzar una gran verdad. El protagonista es un inconmensurable Joaquin Phoenix (actor) que se pone la máscara de Joaquin Phoenix (personaje) para desenmascarar, al modo de un Sacha Baron Cohen, las actitudes poco éticas y, en muchos casos despiadadas, de los medios de comunicación de masas y, de paso, mostrar la facilidad con que se les puede manipular.

Segundo, como gigantesca broma contra el mundo de las celebridades (al que, por otra parte, pertenecen Affleck y Phoenix). Una forma de “reírse el último” y sacar los colores a todos aquellos que hicieron sangre sobre la decisión de una estrella de Hollywood de cambiar el rumbo de su carrera. Y tercero, y más interesante, como ficción que emerge en el corazón de un contexto real, social. La historia de un actor famoso, desbordado por la fama, que quiere cambiar su vida y convertirse en cantante.

I'm still here

Warning: file_get_contents(http://vimeo.com/api/v2/video/25026095.php): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 404 Not Found in /home/clande8/public_html/templates/clandestino/html/layouts/joomla/content/video_play.php on line 126
Watch the video

I'm still here

¿Qué demonios es "I’m Still Here"? ¿Un mockumentary? ¿Una performance? ¿Un metadocumental? ¿Un enorme viral? ¿Una broma?

"I’m Still Here" avanza en tres direcciones. La primera como gran performance destinada a provocar la reacción de los medios. La puesta en escena de una enorme mentira como método para alcanzar una gran verdad. El protagonista es un inconmensurable Joaquin Phoenix (actor) que se pone la máscara de Joaquin Phoenix (personaje) para desenmascarar, al modo de un Sacha Baron Cohen, las actitudes poco éticas y, en muchos casos despiadadas, de los medios de comunicación de masas y, de paso, mostrar la facilidad con que se les puede manipular.

Segundo, como gigantesca broma contra el mundo de las celebridades (al que, por otra parte, pertenecen Affleck y Phoenix). Una forma de “reírse el último” y sacar los colores a todos aquellos que hicieron sangre sobre la decisión de una estrella de Hollywood de cambiar el rumbo de su carrera. Y tercero, y más interesante, como ficción que emerge en el corazón de un contexto real, social. La historia de un actor famoso, desbordado por la fama, que quiere cambiar su vida y convertirse en cantante.