Laura Linney en Inside the Actors Studio

Laura Legett Linney nació 5 de febrero de 1964 en Nueva York. Su padre es el dramaturgo Romulus Linney y su madre la enfermera Ann Legett Perse. Un año después de su nacimiento, en 1965, Romulus y Ann se divorciarían.

En 1986, Laura terminó sus estudios de interpretación en la Universidad de Brown, ubicada en Providence, estado de Rhode Island. Más tarde ampliaría su instrucción en la Juilliard School de Nueva York, graduándose en el año 1989. Sus primeros pasos como actriz los dio en el mundo del teatro, medio con el cual se familiarizaría desde niña a causa de la profesión de dramaturgo de su progenitor, un asiduo de las producciones off-Broadway. Laura recibió en 1992 el premio Theater World Award por su trabajo en “Sight Unseen”. Más tarde consiguió notoriedad en la escena de Broadway con obras como “Six degrees of separation”, “Hedda Hopper”, o “The Seagull”, título que representó junto a Ethan Hawke, Tyne Daly y Jon Voight.

Debutó en el cine a comienzos de la década de los 90 con pequeños papeles en “El aceite de la vida” (1992) de George Miller, “Dave, presidente por un día” (19939 de Ivan Reitman, o “En busca de Bobby Fischer” (1993), film dirigido por Steven Zaillian. En “Un golpe del destino” (1994), película escrita por Steve Martin y dirigida por Gillies MacKinnon, conseguiría uno de sus primeros papeles de entidad compartiendo protagonismo con Gabriel Byrne y el propio Martin. Durante la segunda mitad de la década fue escalando posiciones en el estatus de Hollywood al protagonizar la adaptación de Michael Chrichton “Congo” (1995), realizada por Frank Marshall, intervenir junto a Richard Gere y Edward Norton en “Las dos caras de la verdad” (1996), un film dirigido por Gregory Hoblit, co-protagonizar con Clint Eastwood, Gene Hackman y Ed Harris la película “Poder absoluto” (1997), y ser la principal intérprete femenina de “El show de Truman” (1998), un título realizado por Peter Weir y protagonizado por Jim Carrey.

Además de su faceta como actriz cinematográfica, Laura Linnley no descuidó su carrera como intérprete teatral, representando obras en Broadway como “Tío Vania” de Anton Chejov, “Las brujas de Salem” de Arthur Miller, o “Holiday”, obra que Katharine Hepburn y Cary Grant habían interpretado en la gran pantalla con George Cukor como director en “Vivir para gozar”.

Laura Linney en Inside the Actors Studio

Warning: file_get_contents(http://vimeo.com/api/v2/video/35253910.php): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 404 Not Found in /home/clande8/public_html/templates/clandestino/html/layouts/joomla/content/video_play.php on line 126
Watch the video

Laura Linney en Inside the Actors Studio

Laura Legett Linney nació 5 de febrero de 1964 en Nueva York. Su padre es el dramaturgo Romulus Linney y su madre la enfermera Ann Legett Perse. Un año después de su nacimiento, en 1965, Romulus y Ann se divorciarían.

En 1986, Laura terminó sus estudios de interpretación en la Universidad de Brown, ubicada en Providence, estado de Rhode Island. Más tarde ampliaría su instrucción en la Juilliard School de Nueva York, graduándose en el año 1989. Sus primeros pasos como actriz los dio en el mundo del teatro, medio con el cual se familiarizaría desde niña a causa de la profesión de dramaturgo de su progenitor, un asiduo de las producciones off-Broadway. Laura recibió en 1992 el premio Theater World Award por su trabajo en “Sight Unseen”. Más tarde consiguió notoriedad en la escena de Broadway con obras como “Six degrees of separation”, “Hedda Hopper”, o “The Seagull”, título que representó junto a Ethan Hawke, Tyne Daly y Jon Voight.

Debutó en el cine a comienzos de la década de los 90 con pequeños papeles en “El aceite de la vida” (1992) de George Miller, “Dave, presidente por un día” (19939 de Ivan Reitman, o “En busca de Bobby Fischer” (1993), film dirigido por Steven Zaillian. En “Un golpe del destino” (1994), película escrita por Steve Martin y dirigida por Gillies MacKinnon, conseguiría uno de sus primeros papeles de entidad compartiendo protagonismo con Gabriel Byrne y el propio Martin. Durante la segunda mitad de la década fue escalando posiciones en el estatus de Hollywood al protagonizar la adaptación de Michael Chrichton “Congo” (1995), realizada por Frank Marshall, intervenir junto a Richard Gere y Edward Norton en “Las dos caras de la verdad” (1996), un film dirigido por Gregory Hoblit, co-protagonizar con Clint Eastwood, Gene Hackman y Ed Harris la película “Poder absoluto” (1997), y ser la principal intérprete femenina de “El show de Truman” (1998), un título realizado por Peter Weir y protagonizado por Jim Carrey.

Además de su faceta como actriz cinematográfica, Laura Linnley no descuidó su carrera como intérprete teatral, representando obras en Broadway como “Tío Vania” de Anton Chejov, “Las brujas de Salem” de Arthur Miller, o “Holiday”, obra que Katharine Hepburn y Cary Grant habían interpretado en la gran pantalla con George Cukor como director en “Vivir para gozar”.