¿Amas de verdad actuar?

Votos 3

Valoración: 93.6% - 985 votos

Sé que no necesitáis que le cuente a nadie lo complicada que resulta la carrera de actor. Yo y otros expertos hemos estado discutiendo durante tiempo sobre lo escabroso que es este sector: sobre cómo la competencia puede ser tan dura como en los Juegos Olímpicos o lo incierto que puede resultar el futuro para un actor. Os ahorraré el discurso sobre el rechazo, el envejecimiento, la escasez de buenos papeles, el creciente aumento de competidores un año tras otro o sobre el desafío, insuperable a veces, que representa intentar meter un pie en un casting para un papel para el que sabes que eres perfecto. De conseguir que te cojan para ese puñetero papel ya ni hablamos.

El Primer Tipo de Actor

He estado viviendo durante años en Los Angeles, una ciudad tan completamente sobresaturada de actores que cuando conoces a alguien dentro de la franja de los 18 a los 50 años de edad que tenga una bonita dentadura, simplemente asumes que debe ser actor/actriz. Ya no te molestas ni en preguntar. Y lo que he observado es lo siguiente: Que, en esencia, existen dos clases de actores. El primer tipo es el que realmente ama el oficio y el proceso actoral. Este es el actor que se ha sometido a incontables sacrificios para llegar a Los Angeles. Ha dejado atrás a su familia y amigos, ha asumido las incomodidades de vivir totalmente al día y el hecho de que, casi con toda probabilidad, no podrá seguir un estándar de vida corriente (matrimonio, hijos, hipoteca) en una línea de tiempo cohesiva.

Estos son los actores que harán teatro para públicos de siete personas, que se presentarán a cada uno de los castings para los que sean convocados, incluso los de cortometrajes en los que no cobren ni las dietas, los dirijan unos estudiantes de cine completamente ineptos o los personajes estén aterradoramente mal escritos y fuera de su rango de edad. Leerán separatas para personajes que requieran acentos de Islandia o Marruecos y lo intentarán con todas sus fuerzas. Aceptarán papeles de una sola frase en una serie web desconocida y darán las gracias al director, de forma sincera, por darles una oportunidad. 

Estos actores hacen este tipo de cosas desde la honestidad y la ilusión, desde lo más hondo de su corazón, debido a su amor por la profesión. El puro deseo de actuar brota de cada una de sus células y terminaciones nerviosas.

Estos son los actores que lo conseguirán, si están decididos a hacerlo. Como es lógico, sólo una fracción de ellos disfrutará las mieles de la fama y el reconocimiento global pero, la mayoría, si se aferran a ello, encontrarán el modo de sustentarse a través de la interpretación y serán capaces de forjarse una carrera como actores de por vida, de una forma u otra. Para algunos, esto podría traducirse en hacer publicidad, corporativos y un par de papeles de reparto en series al año. Para otros podría significar dedicarse a dar clases de interpretación mientras mantienen la compañía de teatro que crearon. E incluso otros podrían tener un blog o un canal de YouTube de éxito sobre la interpretación y ser capaces de sacarle provecho económico, a la vez que consiguen el tiempo suficiente para presentarse a castings y emprender otros proyectos apasionantes.

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:
Los 10 Mandamientos para ser un buen actor

La cuestión es que, para estos actores, su amor absoluto por la interpretación será siempre su guía, incluso cuando sientan que es un sector de mierda, incluso cuando lleven dos años sin conseguir un papel decente, e incluso cuando entren en la sala de espera de un casting y vean a otros ocho actores que se parecen tanto a ellos que su tía no sería capaz de notar la diferencia. Con un amor verdadero como base, todos al final encontrarán su oportunidad.  

El Segundo Tipo de Actor

El segundo tipo de actor es el que simplemente juega a la lotería, y es el tipo de actor del que Los Angeles o cualquier otra capital está a rebosar. Este tipo de actor es mucho más común que el primero y, a menudo, es la razón la cual esta profesión es tan dura como es. Contribuyen a un exceso de saturación y una sobreoferta sobre el campo de juego que, básicamente, hace que el sector resulte más competitivo de lo que debería ser, pero no de mejor calidad. 

Estos son los actores que en realidad no disfrutan del reto de actuar. Estos son los que dicen cosas como: "No puedo permitirme el lujo de apuntarme a clases de interpretación en este momento". Son los que no se presentan a castings para pequeños papeles porque se han metido en la cabeza que van a ser grandes estrellas. Exhibirse es su único interés, y desdeñan el trabajo en grupo. El dinero y la fama son siempre sus metas más importantes y las sitúan por encima de cualquier otro aspecto del proceso.

Casualmente, éste es, con frecuencia, el tipo de actor que es extremadamente guapo y aferrado a la idea de interpretar al protagonista. Este es el tipo de actor que a menudo se contenta con vivir en la burbuja de Los Angeles y que nunca consideraría ir a ningún otro lado. Las comodidades son una prioridad, y suele llegar a los castings conduciendo cómodamente su flamante coche con aire acondicionado.

La buena noticia acerca de estos actores, que se dedican a esperar que suene la flauta porque si, convertirse de repente en estrellas y que pongan sus nombres en el Paseo de la Fama, es que no tienen mucha perseverancia ni capacidad de aguante. Estos son los actores que, generalmente, acaban haciendo las maletas y largándose a estudiar a la Facultad de Derecho después de un par de años de dificultades en Los Angeles. Por desgracia, parece que hay actores de ese tipo a paletadas, preparados y dispuestos para reemplazar a los otros que se mudan de forma constante a la ciudad.

Por consiguiente, os invito a plantearos con honestidad qué tipo de actores sois vosotros. Si eres de los primeros, felicidades y bienvenido a la fila de los fuertes. Si eres de los segundos, ¿qué tal si nos haces un favor a todos y comienzas a averiguar qué es lo que en realidad te hace feliz?

Joseph Pearlman es una celebridad y trabaja como coach de algunos de los mejores actores, músicos y comediantes de Hollywood. Cuenta con clientes de la altura de Zooey Deschanel, Skylar Grey, Michael Welch o Julian Sands, y prepara también a presentadores de las principales ceremonias de premios, incluyendo los Oscar, Emmy y Grammy. La Pearlman Acting Academy, ubicada en Los Ángeles, ofrece formación y entrenamiento privado tanto para profesionales consagrados como para principiantes.

pearlman

Joseph Pearlman es una celebridad y trabaja como coach de algunos de los mejores actores, músicos y comediantes de Hollywood. Cuenta con clientes de la altura de Zooey Deschanel, Skylar Grey, Michael Welch o Julian Sands, y prepara también a presentadores de las principales ceremonias de premios, incluyendo los Oscar, Emmy y Grammy. La Pearlman Acting Academy, ubicada en Los Ángeles, ofrece formación y entrenamiento privado tanto para profesionales consagrados como para principiantes.




¡A PARTIR DE SEPTIEMBRE, UN VÍDEO SEMANAL!

Próximamente, “La importancia del VIDEOBOOK: Qué hacer y qué no”
Si quieres estar siempre al tanto de nuestros vídeos, suscríbete al canal

 
 
 
mompe2