Es hora de tener videobook: 3 tipos de cinta que necesitarás para avanzar

Votos 3

Valoración: 91.82% - 956 votos

En esta industria, la dinámica para autopromocionarte cambia cada varios años y se hace imprescindible que aprendas a amoldarte a esos cambios. Tradicionalmente, el book de fotos ha sido durante mucho tiempo la principal herramienta para presentarte y venderte artísticamente. Pero ¿qué pasa hoy en día? Pues que ya no es suficiente. Ahora es preciso que enseñes más de ti con una mayor rapidez.

Como coach profesional de jóvenes artistas y trabajando actualmente con infinidad de representantes en Nueva York, he podido entrenar y también grabar a cientos de talentos para que montaran sus vídeo-presentaciones, videobooks y vídeo-castings. Son grandes herramientas de autopromoción que pueden ayudarte a acelerar el ritmo de tu carrera actoral. Aquí van las tres que necesitas y sus "porque":

1. Vídeo-presentación personal

¿Aún no tienes ni una triste escena de un corto? Tranquilo, así empieza todo el mundo. Es probable haya algún monólogo o pequeña escena en los que hayas estado trabajando en algún momento, así que pongámoslo en el vídeo. Es una magnífica manera de mostrar quién eres y lo qué puedes hacer. Tu imagen junto a tu voz presentándote y hablando de cualquier cosa en general es la mejor combinación. Deja que los productores y los directores de casting te escuchen hablar, que puedan observar tu sentido del ritmo, tus maneras propias y singulares, tu sentido del humor, o la forma de moverse de tus orejas. Será suficiente con treinta segundos de charla y, tal vez, una pieza de tu elección. Usa esto hasta que vayas acumulando material grabado y desarrolles mayor experiencia. Esta será tu principal herramienta junto al book de fotos.

2. Videobook profesional

A medida que avances, irás adquiriendo material y distintos registros. Es de esperar que, además, te irás convirtiendo en mejor actor, cantante y bailarín, y hasta puede que incluso consigas representante. Así que habrá llegado el momento de combinar las escenas que tengas con cualquier otra cosa que consideres necesaria para venderte mejor. Tu representante, de tenerlo, sabrá qué es mejor (yo he preparado a niños que tocaban el piano, la flauta u otros instrumentos y fueron habilidades magníficas para sumar en sus videobooks). Añade a tu vídeo escenas cortas en las que tú brilles. No pongas absolutamente nada como figurante ni algo parecido. En un buen videobook no cuenta lo largo que éste sea, sino su calidad. Así que céntrate en eso. Sólo mete escenas que te vendan bien. Y recuerda que no debe durar más de dos minutos, así que escoge el material con sabiduría. 

3. Video-casting

Esta es mi especialidad; así que la conozco muy bien. Grabar escenas de casting para proyectos específicos es algo muy distinto a hacerlo para un videobook. Es preciso estar muy bien entrenado y ser muy bueno. Este NO es ya momento para que te enseñen a actuar; más bien, es el momento de pulir el trabajo y de saber entender a la perfección qué se está pidiendo.

En ocasiones me encuentro con modelos que nunca han estado en una clase de interpretación y que, a pesar de hacer un buen trabajo (teniendo en cuenta su falta de formación), no son capaces, sencillamente, de ser competentes por su falta de entrenamiento y de comprensión sobre lo que es actuar. No se puede convertir a un actor que está verde en Lawrence Olivier en una hora. Ser guapo o tener un buen físico no es bastante, por lo que aprende a moderar tus expectativas. 

Un vídeo-casting es un 75% de trabajo del actor y un 25% del coach. Puedes grabarlo a solas en tu casa, pero no vas a tener a un buen preparador. Contrata a un coach de interpretación frente a cámara que comprenda los matices de ser grabado y, por favor, ten el texto perfectamente memorizado. Te liberará de estar pendiente del guión y te permitirá toda la espontaneidad que necesitas para dar lo mejor de ti. Presta especial atención al primer gag cómico o momento dramático; porque si no logras pasar el primer momento importante, el director de casting le dará al stop sin más.

Además, el plano importa. Es la primera vez que te van a ver. Presta atención a los detalles que requieran los planos. Asegúrate de que la iluminación sea buena, sin sombras. La calidad del sonido es importante. Asegúrate de que no haya demasiado ruido de fondo. Si tu grabación o tu interpretación no son buenas, tu representante no lo enviará. Por último, que la compresión del vídeo sea la adecuada para que pueda enviarse con facilidad (menos de 500 megabytes).

Es un mundillo completamente asociado al vídeo. Si te tomas en serio tus aspiraciones necesitas tener un vídeo de presentación o un videobook pero, además, también estar bien formado y entrenado para hacer que merezca la pena la inversión de tiempo y dinero. Al final, adquirirá mayor importancia tu calidad interpretativa que la calidad de lo que grabes, pero es un área tan competitiva que necesitarás aprovecharte de un buen coaching y unas calidades profesionales siempre que tu tiempo y dinero lo permitan. Lo que diferencia al medallista de oro al de plata acaba siendo sólamente una centésima de segundo y, en esto, quedar el segundo no sirve para que te den el papel.

Todd Etelson

Todd Etelson es uno de los mejores coaches de interpretación para niños y adolescentes de Nueva York, especializado en técnicas frente a la cámara de cine, televisión y castings. En 2004 fundó Actors Technique NY (ATNY), una escuela para jóvenes actores profesionales de Cine y Televisión. Ha ayudado a cientos de jóvenes talentos a encontrar representantes y a superar con éxito sus inicios profesionales. Trabaja codo con codo con la mayoría de agencias, representantes y directores de casting de Nueva York y ha sido invitado a impartir sus clases  de forma frecuente en Canadá, China y distintos paises europeos.