3 Trucos de lenguaje corporal para causar la mejor impresión en los castings

El lenguaje corporal es, precisamente, eso: un idioma. De naturaleza no verbal, 100% visual. Lo asumamos o no, nuestro lenguaje corporal transmite fuerza, confianza, comodidad, vergüenza, fragilidad, tensión, y mucho más.

En la vida “normal” nuestro lenguaje corporal influye seriamente a cómo las personas nos perciben y nos responden, pudiendo ser la causa que marque la diferencia entre que pasemos a formar parte de un grupo, consigamos un trabajo, nos pidan una cita o, por el contrario, no logremos nada de eso. Pero en los castings, donde el equipo creativo está tan en sintonía precisamente con lo físico, cobra una importancia aún más decisiva a la hora de determinar cómo el director de casting (y sus ayudantes) nos percibirán e influenciará, de forma a veces determinante, sobre su decisión respecto al casting que nos hará. Por tanto, a forma de entrar y de salir de la sala de pruebas determinará, en cierta medida, que obtengamos el papel o no. Así que, vamos a tratar sobre este tema.

He sido testigo de como muchos artistas afloran de manera brillante dentro de su zona de confort durante el casting: dando el tono y ritmos idóneos a ese monólogo complejo, canción de referencia o coreografía complicada. Pero ¿qué sucede con la intro/outro (presentación y despedida)? Vamos a abordar lo que pasa entre la puerta, la cámara, la “X” del suelo y la pizarra (cuando la hay). Vamos a planificar tu salida para que sea elegante. Los saludos y las despedidas entre tú y los responsables del casting son momentos cruciales y una oportunidad enorme para dejarles tu mejor impresión. ¿No sería increíble que pudiéramos eliminar esos incómodos trompicones cuando nos presentamos, los apretones de manos a medias tintas, y esas carrerillas disimuladas al salir? ¿No sería fabuloso que pudieras hacer un casting redondo desde el mismo principio hasta el mismo final, literalmente?

Aquí van tres pequeñas correcciones del lenguaje corporal que puedes poner en práctica hoy mismo y que te aportarán un resultado más positivo en la sala de castings:

1. ¡Los hombros para atrás!
La postura lo es todo, y cuando sólo dispones de tres minutos para mostrar todas tus armas, los nervios pueden llevarte a adoptar una postura física sumisa, encorvada, dibujando tus hombros echados hacia delante y los ojos hacia abajo, etc. Ensanchar tus hombros hace que se expandan el pecho y los pulmones (¡hola! respiremos un poquito más sueltos) y te hacer recuperar más espacio físico, lo que transmite una sensación de energía y confianza. También provoca que eleves el mentón.

Nota adicional: Anatómicamente, nuestro húmero (el hueso más largo del brazo desde el hombro) y la clavícula se encuentran, supuestamente, en el mismo plano, pero toda esa cantidad de whatsapps y corrreos electrónicos nos han facilitado una postura de mierda. Así que manteneos erguidos, colegas.

2. Tómate tu tiempo, luego planta los pies
Esta es una corrección en dos partes. Primera; cuando entres a la sala de castings, avanza con pasos largos y seguros en dirección a donde quieres ir. No eres un conejo, no seas escurridizo. La gente segura de sí misma ocupa su espacio y nunca se precipita (recuerda esto también al salir de la sala). Segundo; cuando llegues al punto designado para la prueba, quédate quieto y planta tus pies firmemente en el suelo, con las caderas colocadas en su sitio.

¿Por qué? Mover los pies y mostrarse inquieto denota indecisión. Estar de pie apoyando todo el peso del cuerpo sobre una sola pierna indica que estás dispuesto a moverte a cada instante, y a pesar de que yo mismo he estado deseando huir de algún que otro casting como artista, nunca debes dejar que ellos se den cuenta de como sudas.

3. Trabaja el apretón de manos
Sé que esta oportunidad no se presenta por si misma en cada ocasión, pero cuando se te presente la oportunidad de estrechar la mano, ¡no metas la pata! ¡Un buen apretón de manos es un símbolo universal de confianza, gente! Señoritas, esto también va por vosotras; nosotras NO somos el sexo débil, así que nada de remilgos refinados.

A nadie le gusta estrecharle la mano a un pescado muerto. Ofrece un apretón de manos seco, fresco y firme (pero no triturador) y aprovecha para brindar una cálida sonrisa y algunos segundos de contacto visual. Encima, el contacto humano aporta endorfinas y nos conecta, lo que sólo puede hacernos sentir bien.

Lo bueno de estas tácticas no-verbales es que, adicionalmente a modificar cómo los demás te perciben intrínsecamente, el lenguaje corporal puede funcionar también de forma inversa. Modificar la forma en que permaneces de pie y cómo te mueves puede cambiar la forma en la que tú te percibes a ti mismo. Así que practica el mantenerte erguido, sonreir frente al espejo, y caminar levantando deliberadamente la cabeza. Tú eres muy válido para lo que sea y ESO es los que ellos necesitan saber. Así que alza la cabeza, nene. Es hora de disfrutar.

erika shannon

Erika Shannon es coreógrafa, profesora de movimiento y expresión corporal. Trabaja con bailarines de todos los niveles, cantantes, modelos y actores para entrenarles a mover sus cuerpos con confianza y a conectarlos con el movimiento para que adquiera sentido. Es, además artífice del programa de danza online "Don’t Dodge the Dance Call".

deactoresengage

 

ENTRA TAMBIÉN EN NUESTRO FORO

Y COMPARTE DUDAS, EXPERIENCIAS Y OPINIONES

CON OTROS ACTORES, REPRESENTANTES, DIRECTORES, ETC
 
 
 

EL ÚNICO FORO EN LA RED ESPECÍFICO PARA ACTORES, ARTISTAS Y TÉCNICOS DE LAS ARTES ESCÉNICAS Y VISUALES

botonengage