5 Caminos que pueden llevar a un actor al fracaso

Books de fotos, representantes, videobooks y directores de casting son blancos fáciles cuando las cosas no salen como uno tenía planeado. Les siguen la falta de dinero o tiempo, la mala suerte y el amiguismo en el sector.

Yo te voy a ofrecer cinco verdaderas razones por las cuales el éxito rehúye a mucho actores, pero todas ellas van a requerirte una sincera autorreflexión. 

1. Falta de honestidad. Cuando pides opiniones o sugerencias a colegas de profesión, asegúrate de que eso es lo que realmente deseas. Si lo que quieres es que te vayan diciendo cuanto les gusta tu trabajo, entonces no son opiniones o sugerencias lo que buscas. Y si lo que te gustaría es trabajar con ellos, entonces, decir "tenme en cuenta para tu próximo proyecto" sería mucho más honesto. Cuando se piden opiniones o sugerencias, la gente o bien te las dará o bien te mentirán, y ambas opciones te serán inútiles si lo único que quieres son cumplidos o que te den un papel.

Siempre y cuando seas lo suficientemente valiente para tolerar el rechazo o la crítica sincera, es probable que te sorprendas con lo que puedes llegar a obtener preguntando de forma directa. Algunas veces la gente te dirá, de verdad, lo que quieres oír y otras te darán, exactamente, lo que deseas recibir, pero sólo cuando actúes sin subterfugios ni engaños.

2 Tacañería. Cuando los tiempos se ponen difíciles se hace complicado soltar una buena pasta para invertirla en cosas que nos ayudarían a promocionarnos mejor. Un buen book de fotos y un videobook de calidad son esenciales para movernos en esta industria y, aún así, son las primeras cosas que los actores quieren conseguir muy barato... o, peor todavía, gratis. Aunque puede llegar a ser posible conseguir un buen material de forma gratuita, nunca habrá una garantía de ello.

Uno de los beneficios más infravalorados de pagar como toca por un servicio es contar con la posibilidad de exigir quedar satisfecho o, en caso contrario, pedir la devolución si no te gustan los resultados. Es casi imposible exigirle algo a tu cuñado cuando te hace unas fotos con su iPhone en su patio trasero, o a un estudiante de cine al que llevas dos años persiguiendo para que te dé copia del corto que rodasteis. 

3. Prioridades desordenadas. Todos los grandes triunfos a través de los tiempos han entrañado ciertos sacrificios. Se sacrifican tiempo libre, comodidades e, incluso, relaciones personales. Tanto si tus sacrificios comprenden tiempo con tu familia y amigos, como aquel vestido nuevo o jueguecito electrónico que deseas, o tus ocho horas de dormir cuando tienes un casting a primera hora de la mañana, la desorganización en tus prioridades puede hacer que se hunda el barco de tus sueños más rápido de lo que puedas achicar el agua.

La forma en que gastes tu tiempo y tu dinero depende absolutamente de ti pero, en lugar de decir que no tienes suficiente de cualquiera de esas dos cosas, quizás que te lo puedas "permitir" no sea nada más que un asunto de reordenar tus prioridades.

4. Alimentar el miedo irracional. Perpetuar las supersticiones y los prejuicios es una gran forma de aniquilar tu carrera. Imaginar que no te dieron aquel papel porque al entrenador personal del tío del amigo del director no le caes bien, o pensar que "estarían buscando a un modelo despampanante", no estimulan en absoluto tu camino al éxito. 

Como alternativa, encontrar soluciones concretas a los problemas, mejorar la técnica, y dejar que las cosas que desconoces continúen siendo, sencillamente, un curioso misterio te ayudará a perder menos el tiempo y la energía en chismorreos, centrarte en el trabajo y reducir todo el estrés innecesario en tu vida.

5. Mantenerse a salvo. Charles Darwin dijo que “La ignorancia engendra, con mucha frecuencia, más confianza que el conocimiento". El actor joven corre cierta clase de riesgos que los más viejos no correrían, porque los jóvenes no saben todavía que se pueden estrellar.

A medida que envejeces asumes menos riesgos, pero evitar riesgos es el mejor camino para lograr que la confianza en ti mismo se esfume. La mente va fabricando historias de terror crecientes acerca de lo que podría ocurrir si te arriesgaras, lo que hace que cada próximo intento resulte aún más difícil. 

A menos que estés haciendo un stunt (escena de riesgo) que ponga en peligro tu vida en el set, ninguna elección interpretativa en el mundo podría matarte. No te pases el resto de tu carrera actoral deseando algo mejor. ¡Quizás sea el momento de, simplemente, tirarte al agua y ver qué pasa!

Paul Barry

Paul Barry es actor, director, escritor y profesor de interpretación en Los Angeles. Sus alumnos son actores representados por las agencias y managers más prestigiosos e importantes de la Costa Oeste de EEUU. Y ha trabajado para la MGM, CBS, nBC, 20th Century Fox, Disney, Starz, MTV, ABC entre otras muchas.  

×

deactoresengage

 

ENTRA TAMBIÉN EN NUESTRO FORO

Y COMPARTE DUDAS, EXPERIENCIAS Y OPINIONES

CON OTROS ACTORES, REPRESENTANTES, DIRECTORES, ETC
 
 
 

EL ÚNICO FORO EN LA RED ESPECÍFICO PARA ACTORES, ARTISTAS Y TÉCNICOS DE LAS ARTES ESCÉNICAS Y VISUALES

botonengage