Cómo afrontar la envidia

Votos 3

Valoración: 94% - 971 votos

Podría dar la impresión de que la envidia es un efecto colateral de viene con lo de ser actor -como si fuera una emoción que siempre vas a tener que sentir-. Pero eso no tiene porqué ser así en absoluto. Puedes tener una trayectoria profesional larguísima en la que no sientas nunca envidia o puedes, cuando ésta surja, pasar rápidamente por encima de ella. 

A pesar de que la envidia suele considerarse como algo "malo", principalmente porque te hace sentir fatal, se trata de una emoción humana natural que aparece cuando de verdad deseas algo pero que, por la razón que sea, no crees poder conseguirlo. Puede resultar increiblemente doloroso cuando no se controla, y puede ser muy perjudicial para tu trayectoria actoral, llegando a corroer toda esa energía creativa que podrías usar para crecer profesionalmente y lograr unos excelentes trabajos. Pero la razón más importante para desembarazarse de la envidia es que representa una "pared" interna que se interpone entre tu y lo que deseas -ya se trate de de un papel protagonista, un contrato con una representante importante, o una presencia de peso sobre el escenario.

Aquí te dejo cuatro pautas para que transformes la envidia en energía con la que empujar tu carrera profesional:

Determina con claridad de qué sientes envidia

La gran noticia acerca de la envidia es que representa un indicador muy efectivo para saber lo que deseas. La envidia no es un sentimiento superfluo y banal. Al contrario, es intenso, afilado y muy claro. Reconocerla con sinceridad es el primer paso para poder usarla en tu beneficio. 

Todo lo que tienes que hacer es escribir en un papel a qué tienes envidia exactamente y ser verdaderamente honesto contigo mismo. Si sientes envidia por alguien al que acaban de contratar para un papel protagonista en un proyecto, ¿es porque piensas que se hará famoso? ¿O, porque va a ver recompensado por hacer un trabajo que le encanta? ¿O, tal vez, es porque va a trabajar con artistas con los que a ti te enloquecería trabajar? Esto no va de ser 'bueno' o 'malo', sólo de honestidad. Anotar tus respuestas te aportará una mayor claridad, y también hará que los dos siguientes pasos sean aún más fáciles. 

Averigua porqué piensas que tú no puedes tenerlo

Siempre que la envidia aparece es porque hay algo en ti que te hace sentir que tú no puedes tener lo que la otra persona tiene o que, cómo poco, te verías obligado a superar demasiados obstáculos para conseguirlo. Así que otro regalo que la envidia te está haciendo es el darte cuenta de que tienes un bloqueo –un temor o convicción negativa que te separa de lo que quieres–.

Después de determinar, de forma específica, lo que quieres, pregúntate a ti mismo: ¿Por qué siento que está fuera de mi alcance?. Anota la respuesta. Puedes escribir algo como: "Es qie no estoy predestinado a ello", o "Me da miedo no ser lo suficientemente bueno". 

Dale la vuelta

Luego, coge ese miedo o esa convición negativa y conviértelo en una Afirmación Positiva que reflleje lo que, a cambio, más te gustaría que fuera. Incluso aunque te suene poco realista en ese preciso momento. "Es que no estoy predestinado a ello" podría transformarse en "Mi destino es protagonizar películas míticas que cambiarán el mundo". 

"Me temo que no seré lo suficientemente bueno" podría convertirse en "Confío plenamente en los talentos que dios (el cosmos, la vida, etc) me ha dado."

Utiliza las palabras que te vengan mejor a ti, siempre que éstas te sirvan para derribar los antiguos temores y convicciones negativas. Puedes darte cuenta de que la nueva Afirmación Positiva es mucho más potente que la vieja convicción negativa leyendo ambas en voz alta. Cuando creas que tienes la Afirmación Positiva correcta, refuérzala tan a menudo como puedas del modo que mejor te vaya.

Comprueba tu trabajo

La "prueba" o la señal que te indicará si tu envidia ha sido o no transformada será cuando veas a otros consiguiendo algo que tú quieres y no sientas otra cosa que alegría por ellos y te haga sentir inspirado para lograr lo mismo. Una vez que pases esta prueba verás que, en realidad, la envidia ya no es un sentimiento negativo con el que tendrás que andar lidiando siempre.

La envidia es, sencillamente y de verdad, una fuente de inspiración mal encauzada. Y, no te sentirías envidioso por nada para lo que no estuvieras realmente predestinado a alcanzar o que no pudieras, también, experimentar por ti mismo.

Teri Wade

Teri Wade lleva toda su vida dedicada a la potenciación de actores, escritores y directores. A través de su método de entrenamiento transformador ha ayudado a miles de artistas a cambiar sus vidas, mejorar sus carreras profesionales y conectar con nuevos públicos. Ha sido la artífice de “The Evolving Artist™ y autora de “The Essential Life Story™”. 

 

Si quieres disfrutar de más consejos sobre cómo superar la envidia puedes ver el siguiente vídeo (sólo en inglés):