3 Consejos sobre cuándo y porqué callarte

¡Cállate! Sé que suena grosero, pero sólo pretendo ayudarte a que mejores tu forma de interpretar ante la cámara o en las tablas. Y estoy convencida de que todos aquellos que me conocen estarán pensando "¡Pero si esta mujer no se calla nunca!" (perspicaz observación, por cierto). De cualquier modo, os pido por favor que seáis pacientes conmigo mientras intento explicaros de qué va esta locura.

Yo suelo usar esta indicación un tanto borde (y algo maleducada, todo sea dicho) porque resulta corta y dulzona y parece lograr llamar tu atención. De contínuo les tengo que pedir a mis alumnos que paren la "línea de acción". Si sólo actuas cuando estás hablando, entonces, básicamente, te estás dejando la mayoría de herramientas aparcadas sobre la mesa e invirtiendo toda tu interpretación en "cómo" dices el texto. Pero te olvidas de que el guionista escribió la escena al completo, incluyendo a esos dinosaurios que te persiguen, a los vampiros chupándote la sangre, o esa mirada en tus ojos mientras te estás enamorando.

Además, tu mejor interpretación ante la cámara suele suceder, por lo general, precisamente cuando no estás hablando. Si le preguntas a un buen editor cinematográfico qué es lo que más requiere él de los actores, con toda probabilidad te responderá que necesita verlos reaccionando más mientras los otros actores están hablando. Eso es lo que hará que gran parte de la edición final de la escena tome consistencia. ¡Así que ahí van tres consejos para saber cuándo dejar de hablar!

(Nota: Al igual que pasa con cualquier tipo de consejo rápido, éstos tienen la intenciòn de mejorar -no de sustituir- tus otras tècnicas interpretativas.) 

Pausa dramática

Aquí no me refiero a pausas objetivas, sino a pausas rítmicas, tal y como se usarían si fuera música. Si tienes que interpretar una escena muy dramática, normalmente le aportarás un mayor impacto si realizas una pausa (un silencio) justo antes de la línea de texto más intensa. Esto se nota especialmente en los primeros planos de cámara. En vez de limitarte a decir las líneas de tu guión, utiliza toda tu energía y tus ojos para hablar con más vigor justo en ese instante. Trata de darle más peso e importancia al silencio y no tanto al texto.

Una pausa puede reforzarse con un movimiento. Podrías apoyarte o moverte levemente usando un elemento de la escena o echar la mirada hacia arriba durante esa pausa. Si te encuentras sobre las tablas en teatro, podrias utilizar tu cuerpo para realizar un parón en seco, como si te quedaras muerto (callado) y entonces girarte de nuevo hacia tu interlocutor antes de soltar tu línea más intensa.

Tempo publicitario

Cuando doy clases para castings de publicidad, a menudo insto a mis alumnos a utilizar pausas claras y limpias.

1. Pon una cara (callado). 2. Entonces dí tu línea de texto.

Ya sé que suena excesivamente simplista pero es impresionantemente eficaz. Obviamente, las caras (los gestos, expresiones) provienen de algo real que el personaje está sintiendo (como estar excitado por las patatas fritas que se estás vendiendo). A menudo le sugiero al alumno que haga esa pausa clara al tiempo que cambia ligerament el ángulo de la cara. Básicamente, acabarás usando esos entretenidos silencios antes de cada frase. Principalmente, aplícalo antes de decir el nombre del producto. Estas pausas aportan, de verdad, chispa a los anuncios publicitarios. 

Ritmo cómico

He hecho un montón de comedia tanto como actriz así como coach. Audicioné a Debby Ryan para su gran proyecto de Disney. En comedia elemental, utiliza pausas limpias.

Aplica la misma idea que te acabo de sugerir arriba para los anuncios publicitarios también para llevar el ritmo en la comedia de base.

1. Cállate mientras haces algo. 2. Dí tu línea de texto.

Trata de hacer algo antes de cada línea. Puede ser algo tan rápido que ni siquiera se note que ha sucedido o puedes exprimirlo tanto como sea posible si ves que el público se ríe. Pero mantén ese tempo pulcro y limpio. Si te descuidas y el tempo (ritmo) se emborrona aunque sólo sea un poquito, es muy probable que no consigas las risas buscadas.

La forma más rápida de cargarse unas risas es que haya un cambio en tus preparativos. Por favor, no cuentes sólo con las líneas de texto para lograr hacer reir. Es todo lo que rodea esas líneas lo que frecuentemente resulta ser lo más divertido. Cuando trabajo con gente novata en comedia, puedo llegar a dedicarles 20 minutos a las primeras lineas de texto marcando todo el ritmo y los gags (la maniobra) dentro de la escena.

Así que, por favor, discúlpame cuando te sugiero que te calles como indicación. Sólo pretendo que esa patadita en el culo sirva de ayuda para llevarte a hacer algo realmente maravilloso. Y ahora, con toda probabilidad, estarás esperando que sea yo quien se calle. OK.

cathry hatt

Cathryn Hartt es coach y profesora de interpretación con sede en Dallas, fundadora del "Hartt and Soul Studio" en Dallas, EEUU. Conocida por muchos como la coach de "UN-Acting" ("NO-Actuación"), su método único ha sido usado para formar desde actores de Disney a actores del Shakespeare's Globe, pasando por conocidos cantantes, bailarines, locutores , presentadores, etc.