Cómo la meditación te hace mejor actor

A través de los años, y a pesar de que la industria ha cambiado drásticamente, los desafíos para los actores parecen ser casi idénticos. Las preguntas que me formulan con mayor frecuencia giran alrededor de los mismos temas: "¿Como me desconecto de mi cabeza?" "Tengo la sensación de que podría hacer mucho más si pudiera encontrar la energía" "¿Qué pasa cuando estoy en escena y me siento agobiado haciéndolo todo igual?".

Todos nos hemos peleado con estas dudas en algún momento. Le damos tantas vueltas a estas cuestiones que tenemos la impresión de que las respuestas tienen que ser muy complicadas, pero en realidad no lo son. 

¿Cómo desconectas tu cabeza y logras tener más energía? La meditación ayuda un montón. Hoy en día todos somos más conscientes sobre temas de salud. Nos apuntamos al gimnasio para ponernos guapos, y consumimos "super alimentos" porque son estupendos además de hacerles fotos y subirlas a Instagram... ¡Así que es de suponer que debe ser beneficioso para nosotros! Pero no siempre hacemos tanto para nuestras mentes. La gente me dice: "Tony, no puedo quedarme quieto ni 10 minutos, ¿cómo demonios podría ser nunca capaz de hacer meditación?" Pero el objetivo de la meditación no es simplemente "estar quieto". Si, la práctica habitualmente calma la mente, pero en algunas ocasiones mis meditaciones están repletas de un incesante ruído. Se trata poner en práctica la no-crítica. Igual que actuando, algunas veces vas a estar fabuloso y, otras veces, el resultado no será tan estelar. ¿A quién le importa? Al fin y al cabo todo es trabajo. Se trata de poder soltar las riendas -aunque sólo sea por un momento- y saber escuchar lo que está sucediendo tanto a tu alrededor como dentro de ti.  Se trata de descubrir un hueco entre los pensamientos que nos facilite el acceso a algo más en nuestro interior apartando nuestras distracciones. 

Ahora hay una gran parte de la ciencia que respalda los beneficios de la meditación y realiza un seguimiento de sus efectos a largo plazo. Una gran cantidad de nuestra energía personal proviene de esa práctica. Meditar puede ser algo tan sencillo como salir a pasear y dejar el móvil en casa. ¿Cuándo fue la última vez que hiciste eso? No nos damos cuenta de que a menudo desgastamos nuestra energía a través de ese vínculo estresante que mantenemos con nuestro teléfono. A medida que continúes esa práctica (ir de paseo sin tu móvil) te sorprenderás descubriendo que esos momentos de "no desconectar de los pensamientos" se harán cada vez menos frecuentes.

Es todo práctica. Todo. Lo mismo cuando estás en escena, pero no nos lo tomamos de ese modo porque nos están pagando por hacer un trabajo y, a menudo, nos paraliza el miedo a cometer algún "error". Lo que acaba pasando es que nos sentimos menos dispuestos a asumir riesgos y, por tanto, encontramos menos momentos de verdadera creatividad que sólo surgen a través de la espontaneidad. 

Entonces, ¿Qué hacer cuando estás en escena y te sientes atascado? ¿Ahí qué? Respira. Para un momento. Trata de volver a conectar con tu compañero. Escucha. Haz un ejercicio de improvisación con tu compañero. Utiliza tus propias palabras y expresiones y de ese modo no te atascarás soltando texto de la misma forma una y otra vez. Si nada de esto funciona, pide tomar un descanso y salte del set. Date una vuelta fuera, despeja tu cabeza, sacúdete y regresa a la escena con una mirada fresca. O -y esto va a sonar revolucionario- ¡puedes pedir ayuda!, Los directores están ahí para ayudar a los actores. Algunos lo hacen, otros no. Pero vale la pena intentar pedirla. A la gente le gusta de verdad ayudar a otras personas. Eso nos hace humanos. Así que no hay que subestimar el poder de pedir. Y recuerda,con toda probabilidad, si tienes el papel y estás trabajando, es porque lo haces muy bien. Así que sé amable contigo mismo. Si no te  La gente realmente les gusta ayudar a otras personas. Es por eso que somos humanos. Así que no hay que subestimar el poder de preguntar. Y recuerde, las probabilidades son, si usted tiene la pieza y está haciendo el trabajo, lo estás haciendo muy bien. Así que sé amable contigo mismo. 

A veces no "lo sientes", pero funciona. A veces lo sientes, y al echar un vistazo a la toma que acabas de rodar te das cuenta de que pareces sobreactuado o forzado. En ocasiones el trabajo resultará frio y clínico, otras veces es fácil y divertido. De cualquier manera, lo superarás. Lo más importante cuando se pone complicado es simplemente escuchar. Escucha cada línea como si jamás lo hubieras hecho y fuera la primera vez que la oyeras. Cuando te enfocas completamente en la otra persona (tu interlocutor, tu compañero), no puedes estar encerrado en tu cabeza al mismo tiempo.

anthonymeindl

Anthony Meindl es un galardonado escritor, director y productor, experto creativo, orador inspirador, y director artístico del Anthony Meindl's Actor Workshop (AMAW), con centros en Los Angeles, Nueva York, Londres, Sidney y Vancouver. Meindl es conocido por ser un baluarte en la formación de gran parte de la nueva generación de estrellas de Hollywood.