¿Cómo me hago el videobook?

Hace unas semanas publiqué mi nuevo videobook.

Dándole vueltas después de haberlo publicado, he caído en la cuenta de que llevo unos cuántos ya, y que en el camino he ido aprendiendo a base de contrastar con personas de distintos ámbitos del medio (directores de casting, representantes, compañeros actores…) el trabajo que supone hacer uno cuando tenemos el material suficiente y no queremos hacer un simple copiar-pegar. Además se da el caso de que conozco a un montón de actores y actrices con un gran nivel de interpretación que no tienen todavía un videobook, o al menos no uno en condiciones.

Vaya por delante que no soy maestro de nada, ni quiero establecer un dogma sobre cómo hay que hacer las cosas (los que me conocéis sabéis lo que opino sobre los dogmas), simplemente voy a compartir con vosotros lo que yo hago en base a mi experiencia, por si este artículo le puede servir a alguien de ayuda o le puede aportar un punto de vista distinto. Para hacer que el tocho sea un poco más ligero de leer, lo he estructurado en 8 puntos:

1. El Videobook
2. Contenido
3. Los destinatarios
4. Selección de material
5. Pide opiniones lo más objetivas posibles.
6. La duración
7. Identifícate
8. ¡A publicarlo!

emvideobookEl videobook es una herramienta no solo útil, diría que a día de hoy imprescindible para un actor. Es cierto que nuestro trabajo consiste en el momento, pero difícilmente vamos a conseguir que todos aquellos que nos interesa que nos conozcan vengan a vernos al teatro o estén pendientes de los rodajes en los que participamos o de cuándo salimos en la tele. Por eso tenemos una forma de mostrar lo que hacemos (al mismo tiempo de poder elegir lo mejor de lo que hacemos) para “vendernos” a aquél director de casting o representante con el que estamos interesados en trabajar.

Y en este “tráiler de nuestro trabajo” no se trata de ver nuestra belleza, sino cómo trabajamos. Quien va a ver el videobook no está interesado en si tenemos los dientes torcidos o si vamos mucho al gimnasio (o al menos eso no es lo prioritario), sino en que sonemos naturales, tengamos buena dicción, una buena escucha, generemos credibilidad y solvencia, que podamos habitar distintos personajes lo mejor posible para que se olviden de la persona que lo interpreta.

emcontenidoPor eso siempre que podamos, hemos de intentar mostrar distintos géneros dramáticos, demostrar que somos capaces de pasar por la comedia, el drama, el amor, la intriga…(Hay 5 emociones básicas: Amor, miedo, tristeza, alegría, ira…tenerlas todas en un videobook sería la leche), aunque ojo, no lo forcemos, sólo si consideramos que tenemos un buen nivel interpretativo y está rodado con un buen nivel técnico. Motivo por el cual también conviene, si tienes idiomas, artes marciales, danza, canto o alguna otra habilidad especial, incluir alguna secuencia que lo demuestre. Insisto, siempre que haya un buen nivel, en este caso en el acento, el baile o lo que sea. No lo pongamos “sólo por que lo tenemos”.

Aquí me gustaría hacer un inciso. Es muy importante que, además de tu interpretación, el nivel técnico del material sea lo más profesional posible. La fotografía y el sonido pueden ayudarte o castigarte de cara a las ganas que tenga el espectador de seguir viendo tu material. Hay casos en los que por muy buena que sea tu interpretación, como el audio suene a culo va a perder todo el interés que pudiera tener de cara a alguien que se ha interesado por ti, por ejemplo.

emdestinatariosLa audiencia deseada de nuestro videobook es básicamente la de los representantes y los directores de casting. Acostumbran a ver muchísimo material a diario. Y no todo precisamente bueno, más bien al contrario, así que pongámonos en su lugar. Es su trabajo, y dedican unas horas al día a visionar material. Un par de ellos me han confirmado que siempre tienen ganas de conocer a nuevos intérpretes, aunque dado el volumen de lo que reciben no van precisamente sobrados de tiempo, así que vamos a ponérselo fácil: Que les guste lo que vean.

Las prisas no son buenas en nuestro oficio, y el videobook no es una excepción. Más vale esperar un poquito a publicar un buen videobook, que precipitarse a montar lo primero que caiga en nuestras manos para enviarlo; es preferible que no nos cerremos puertas antes de empezar. Cuando el destinatario vea nuestro material, no va a tener en cuenta nuestras “circunstancias” o “si estamos pendientes de recibir material mejor”, va a ver lo que le hemos enviado. Y probablemente no entero, si no le gusta desde el principio. Suena frío, pero es así. Es importante que tengamos un material atractivo, interesante, que atrape al espectador para que tenga ganas de ver como trabajamos. Tengamos en cuenta que si alguien ve material nuestro que no le convence, lo más fácil es que tarde mínimo un par de años en ver “si hemos evolucionado como intérpretes”.

También es verdad que a veces nos parece una eternidad esperar a recibir aquél material con el que “lo petaste” y que tiene que estar sí o sí dentro, o casualmente estás rodando algo ahora que va a ser super chulo y también tiene que entrar.

Por eso hay que encontrar el tempo, no conviene publicar lo primero, pero tampoco esperar eternamente al videobook perfecto (a mi me acostumbra a pasar, he acabado asumiendo que el “videobook perfecto” siempre va a ser el siguiente).

emseleccionVale, dicho esto, ¿Qué escenas montamos en nuestro videobook? Primera dificultad. Es obvio (o al menos debería serlo) que no vale todo lo que hemos rodado, que no nos sirve el material de teatro y sobretodo que no va a entrar ninguna figuración que hayamos rodado, aunque salgamos en plano con Antonio Banderas o Johnny Depp.

Así pues, ya tenemos una primera criba para descartar. Tampoco nos vale ese monologazo que nos marcamos y del que nos sentimos tan orgullosos, pero que en montaje resulta que quedó en escorzo, porque enfocaron al otro actor mientras estábamos hablando.

Estamos creando un clip que va a ser nuestra carta de presentación, un video que nos va a servir para promocionarnos y “vendernos” lo mejor posible, así que por mucho que queramos a nuestros compañeros o por buenos que sean, el verdadero protagonista del videobook eres tú. Los partenaires son importantes, pero en este caso únicamente para dar contexto a la secuencia en la que estás trabajando. Claro que si has trabajado con alguien muy popular o que tiene una gran repercusión en ese momento, convendrá enseñar que estás a su altura o por encima, pero céntrate en mostrarte . Por ese mismo motivo, evita que en tu videobook aparezca una secuencia en la que tu acompañante tenga mal nivel, olvídate de que eso te hace quedar bien a ti, lo que hace en realidad es desmerecer el total, y todo lo que RESTA es inconveniente. Esto ya no es solamente para el videobook, para la carrera de actor en general: INTENTA TRABAJAR SIEMPRE CON LOS MEJORES, que así de paso aprenderás un huevo por el camino, y vas a crecer interpretativamente aunque sea de forma inconsciente.

En un videobook tenemos que incluir nuestros mejores trabajos. Suena sencillo y obvio ¿no?

Pues eso, haz una selección del mejor material del que dispones bajo tu criterio, y corta aquellos fragmentos de los que te sientes más orgulloso. Quédate con ellos y descarta la “paja”.

emopinionesAhora haz un ejercicio de perspectiva. Olvídate que eres tú quien sale en pantalla, y colócate en los zapatos de un espectador externo. Míralo desde un repre, desde un dire de casting, un crítico de cine, un compañero actor, etc….Ahí eliminarás algunas de las escenas.

Una vez hecho esto, enséñalo. Enséñalo mucho. Júntate con compañeros actores (yo suelo hacer jornadas de revisión de material con 4 o 5 compis, en las que nadie habla de su propio material, sólo del de los compañeros). Muéstralo también a gente que conozcas (y que tenga cierto criterio, no valen mamá o papá) dentro del mundillo: directores, guionistas, etc. Y pide que no tengan escrúpulos. Que sean verdaderamente críticos. Que si algo les parece un churro te lo digan, tú a estas alturas probablemente ya hayas perdido la perspectiva de tu propio material, además de que por mucho que quieras jamás vas a ser 100% objetivo (para bien y para mal) con tu propio trabajo. Con eso vas a acabar de hacer las cribas necesarias.

emduracion¿Porqué insisto tanto en las cribas, en descartar material? Pues por que ahora viene un nuevo obstáculo: La duración. Se ha medio estandarizado una duración máxima de 3:00 – 3:30 (preferiblemente 3:00), cosa que no deja de tener cierto sentido, si recordamos lo que hemos hablado de la falta de tiempo de los que pretendemos que nos contraten. Es más, incluso uno de ellos me ha llegado a decir que si supera los 3:30-4:00 ni siquiera le va a dar al play. Pero esto que a priori parece negativo, si lo pensamos bien tampoco lo es. Si tenemos poco material, hemos de evitar utilizar dos o más secuencias de un mismo proyecto intercalándolas, eso sería como decir ”¡Ey, mira, he rodado poco, pero estiro el material como un chicle!”. Si por el contrario tenemos la suerte de disponer de mucho material, puede parecernos una putada no poder incluir todo lo que nos gustaría, pero lo cierto es que el obligarnos a nosotros mismos a recortar metraje, hace que verdaderamente quede dentro del videobook de lo bueno, lo mejor. Para explicarlo con un ejemplo gráfico: Imagínate un equipo de fútbol que tiene el banquillo lleno de grandes jugadores, por que los titulares aún son mejores.

Bueno, pues ya tenemos escogidas las secuencias/escenas que vamos a incluir en nuestro videobook. Ahora vamos a ordenarlas. Esto ya es una cosa un poco más subjetiva, puesto que cada representante o director de casting tiene un gusto personal, pero algo en lo que coinciden todos (y que otra vez apela al sentido común) es que la primera escena debe ser la mejor, la más atractiva, la que más enganche. La segunda tiene que ser también potente, y la última lo mismo. Entre medias, intentemos alternar nuestra selección de la forma más contrastada posible. Es decir, si ponemos una muy dramática, continuemos con una de comedia. Si ponemos una muy estridente, continuemos con una muy calmada. Y así. Seguramente una vez completo el montaje tendremos que recortar segundos aquí y allá, para que no dure más de lo que hemos comentado antes. Recordemos que estamos mostrando cómo trabajamos, no los trabajos en los que hemos participado, por lo que las secuencias no es necesario que nos aclaren la trama de lo que sucede, y tampoco hace falta ver las frases de nuestros acompañantes a no ser que sean estrictamente necesarios, es más importante nuestra mirada, reacciones.

emidentificateVideobook completo ¿Lo cerramos? Pues nada, casi hemos terminado. Ahora tenemos que añadir nuestros datos (o los de nuestro representante si lo tenemos) al final para que a quien le interese nuestro material pueda contactar con nosotros, y una imagen al principio en la que se nos vea claramente (no pongamos una foto de personaje, lo suyo es una lo más neutral posible en la que, añadiendo nuestro nombre, se nos identifique como la persona cuyo trabajo vamos a ver a continuación) En cuanto a la imagen “identificativa”, hay quien empieza con una galería de fotos con música de fondo. Yo no soy partidario de eso, puesto que te va a robar algunos segundos del total, y a fin de cuentas lo que te interesa mostrar es cómo trabajas, no como posas. Pero para gustos colores. También hay quien al principio a modo de prólogo o al final a modo de epílogo, monta una secuencia de cortes muy rápidos (“jumpcuts”) con música por encima. Otra vez es algo muy personal. Yo lo hacía al principio cuando tenía poco material, y lo cierto es que le da dinamismo al videobook, pero también es verdad que a algunos dires de casting/repres les encanta y otros lo odian, así que una vez más entra el factor subjetivo. Nuestros “visionadores” son distintos y variados entre sí, por lo que asumamos que nunca le va a gustar a todo el mundo. Aquí entra nuestro gusto personal (o cabe la opción de hacer un videobook personalizado para cada uno de ellos, pero eso ya depende de tu tiempo libre y las ganas que tengas de montar y montar y montar…yo desde luego cuando hago un videobook nuevo acabo bastante cansado del tema como para hacerme otro en muuuucho tiempo). En cuanto a la imagen inicial, un truquete que uso yo para que no me coma segundos, es no incluirla en el videobook, sino que, una vez colgada en Youtube o en Vimeo, le pongo una “miniatura personalizada”, como si fuera la portada.

Y listo. Tenemos una gran selección de nuestro trabajo. Pregúntate si estás orgulloso de este clip como para enseñarlo. Si la respuesta es afirmativa casi hemos terminado.

empublicarloVale, finiquitado. Tenemos nuestro videobook definitivo, vamos a colgarlo y enseñarlo. Hoy en día tenemos un montón de plataformas en internet en el que publicar nuestros videos, si bien es cierto que youtube o vimeo son las más utilizadas, y además te permiten compartirlo en las redes sociales por si quieres que “se extienda” y darle visibilidad. Además, una vez pasado el subidón inicial de reproducciones, es una muy buena manera de tener controlado, gracias al contador, si cuando le mandas un mail a alguien con el enlace lo ha mirado o no pasadas unas horas.

Es el momento de compartirlo y hacerlo público, y de tenerlo disponible para enviarlo a quien te lo requiera. Lo colgamos en nuestras redes sociales, en nuestra web (si la tenemos) y actualizamos los enlaces en nuestro currículum.

Pero ojo con empezar a enviarlo por mail a directores de casting y representantes. Con estos “tus clientes” conviene no ser un spammer. No nos pongamos pesados. Como hemos dicho antes, ven un montón de videobooks a diario, así que no esperes una respuesta inmediata, posiblemente ni el mismo día. A veces ni siquiera vas a recibir respuesta, pero eso no significa que no lo hayan visto. Paciencia.

Algo que también está bien tener en cuenta es que a veces pensamos en cosas que nos parecen lógicas, pero no caemos en la cuenta que muchos otros actores han pensado lo mismo que nosotros. Con esto quiero decir que intentemos evitar las fechas “pico” para enviar el material.

¿Año nuevo? ¿Septiembre, que empieza de nuevo todo después de las vacaciones? Mala idea. Esas son justo las épocas en la que nuestros “clientes” reciben más material. Esta bien enviarlo 2-3 veces al año, para que te tengan presente, pero intentemos evitar esas fechas.

Aunque el momento más oportuno es cuando nos enteremos que ese director en concreto está empezando con un nuevo proyecto, que es cuando va a necesitar realmente hacer el casting.


Y ya está. Ahora te toca seguir picando piedra, salir a la calle y currar currar y currar como has hecho hasta ahora, no desfallecer y esperar que esta nueva herramienta te ayude en tu futura consecución de trabajos.

Espero que te haya servido de ayuda, y vuelvo a insistir que esto no es un manual de cómo debe hacerse un videobook, solamente es mi forma de hacerlo, mi opinión, cada uno tiene la suya y todas tienen la misma validez. Me apetecía compartirlo por si a alguien le puede servir de ayuda mi forma de verlo. Si te ha gustado o lo has encontrado útil, me encantaría que compartieras este artículo

con quien creas que pueda estar interesado.

Un abrazo y mucha mierda.

Fuente: edgarmoreno.com


Desde Clandestinodeactores.com también te invitamos a visitar en nuestro foro el debate abierto sobre cómo realizar tu videobook y compartir o demandar opiniones sobre el tuyo. Hazlo entrando en: El Videobook - Tutorial